El precio del cobre subió el viernes después de seis sesiones consecutivas con caídas, debido a un freno en el alza de los inventarios y a que trabajadores comenzaron una huelga indefinida en la mina Cerro Verde en Perú, lo que aumentó los temores sobre los suministros.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres cerró con un avance de 0.7%, a 5,732 dólares por tonelada, tras caer a 5,652 dólares en la rueda previa, su nivel más bajo desde el 10 de enero.

Los trabajadores de Cerro Verde, uno de los mayores productores de cobre de Perú, iniciaron el viernes una huelga indefinida por las condiciones laborales. La acción sindical se suma a las interrupciones en las dos mayores minas del metal del mundo en Chile e Indonesia.

Analistas de Commerzbank estimaron que la huelga en la mina chilena Escondida, que comenzó el 9 de febrero pasado, ha causado una pérdida de 85,000 toneladas de producción de cobre.

Su operador BHP Billiton, sin embargo, refirió que podría tratar de reanudar la producción con trabajadores temporales una vez que la huelga supere los 30 días de que se instauró.

Las existencias de cobre en los almacenes registrados por la LME cayeron en 1,800 toneladas el viernes, su primera caída desde el 2 de marzo. Pero las existencias siguen siendo 125,500 toneladas, o 63% más altas que a principios de marzo y están en su nivel más alto desde diciembre.

Entre otros metales industriales, el aluminio cerró con un alza de 0.6%, a 1,880 dólares la tonelada y el zinc subió 0.9%, a 2,705 dólares la tonelada. En tanto, el plomo subió 0.5% a 2,262.50 dólares y el estaño avanzó 0.5%, a 19,350 dólares por tonelada.

En tanto, el precio del níquel cayó 2.6%, a 9,890 dólares por tonelada, con lo que sumó una pérdida semanal de casi 10%, la peor desde septiembre del 2011.