LONDRES.- Los precios del cobre subieron el lunes a su máximo nivel en 10 días, pues los inversinistas se centraron en las expectativas de un fuerte crecimiento de la economía y la demanda de China, mayor consumidor mundial de metales industriales.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) llegó incluso hasta 6,935.25 dólares la tonelada, récord desde el 14 de mayo.

Luego, el metal cerró a 6,910 dólares la tonelada desde 6,845 dólares al cierre del viernes.

El cobre para entrega en julio subió 8.65 centavos, o 2.8%, para cerrar a 3.1475 por libra en la división de metales COMEX de la Bolsa Mercantil de Nueva York.

China representa más de 30% de la demanda global de cobre, estimada en alrededor de 19 millones de toneladas en el 2010.

El ajuste de la política económica en el país, junto con los temores de algún incumplimiento de pagos de la deuda en Europa, han perjudicado a los precios de los metales en semanas recientes.

"Los funcionarios dieron nuevas palabras de alivio", dijo Robin Bhar, analista de Credit Agricole.

Un factor que favorecía la percepción financiera fueron los comentarios que hizo un funcionario de planificación, que dijo que China debería ser particularmente cauta a la hora de aplicar nuevas medidas de ajuste.

Los valores se elevaron después de que medios locales de China reportaron que un impuesto a las propiedades no se implementaría al menos por tres años, aunque luego la información fue desmentida.

"Acabamos de regresar de un viaje de comercialización de materias primas a China y lo que nos dijeron los clientes sobre la demanda doméstica, era que se preveían nuevas iniciativas de enfriamiento (económico), aunque cualquier corrección sería un aterrizaje suave", dijo ANZ en un informe.

No obstante, los operadores citaban a las importaciones chinas de cobre como un motivo de precaución, dado que esas compras bajaron el 8.1% en abril desde marzo, cuando el incremento mensual había sido un enorme 52.9 por ciento.

La semana pasada el cobre llegó a hundirse hasta 6,415 dólares la tonelada, mínimo desde el 9 de febrero.

"Está regresando cierto sentido de la realidad. Los inversionistas están menos nerviosos (...) el miedo a un impacto severo sobre la demanda como resultado del ajuste chino está disminuyendo", dijo David Wilson, analista de Societe Generale.

"La ola de ventas de la semana pasada fue exagerada", dijo. "Si uno mira el impacto que tiene Europa en la demanda de metales, es un tercer puesto muy distante después de China y Estados Unidos".

Entre otros metales industriales, el zinc cerró a 1,930 dólares la tonelada, desde los 1,894 del viernes; el plomo a 1,830 dólares, desde 1,811; el estaño a 17,725, contra 17,600; el níquel a 22,200, desde 21,350; y el aluminio a 2,085 dólares, desde 2,055.