El cobre cayó el lunes a mínimos de más de una semana por las preocupaciones de que el metal rojo haya subido demasiado, aunque interrupciones del suministro en las dos minas más grandes del mundo proporcionaban apoyo a la materia prima utilizada en los sectores de energía y construcción.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres cerró con una baja de 1% a 5,858 dólares la onza, su nivel más bajo desde el 24 de febrero.

La recepción entusiasta de los anuncios de Donald Trump y una actitud positiva más amplia para los activos de riesgo han sido un poco excesivas , dijo el jefe de investigación de materias primas de Oxford, Dan Smith.

El cobre ha subido alrededor de 15% desde que en noviembre fue electo presidente de Estados Unidos Donald Trump, quien prometió más gasto en infraestructura que beneficiaría a las materias primas.

Por el lado del suministro, Indonesia no dará marcha atrás a los nuevos reglamentos que obligan a la minera Freeport-McMoran a desinvertir una participación mayoritaria en su unidad local, dijo la semana pasada el ministro de Energía y Recursos Minerales, en una disputa por los derechos de la segunda mina más grande de cobre del mundo.

Mientras, Chile espera que el crecimiento económico sea golpeado en alrededor de 1 punto porcentual en febrero, debido a una huelga en Escondida, la mayor mina de cobre a nivel mundial, ante un retroceso de la producción del metal de 12% interanual.

Pese a la reducción de la oferta, el mercado de cátodos de cobre registrará un superávit, aseguró la analista de JP Morgan Natasha Kaneva.

En otros metales, el plomo perdió 0.3% a 2,243 dólares la tonelada, tras tocar su menor nivel en más de siete semanas. El aluminio cayó 0.9% a 1,876 dólares la tonelada, el zinc retrocedió 1.2% a 2,740.50 dólares, mientras que el níquel subió 1% a 11,095 dólares.