El cobre retrocedió el miércoles desde los máximos de tres años que alcanzó en la sesión previa por toma de ganancias tras las subidas de las últimas semanas basadas más en compras especulativas que en una demanda física subyacente.

Las pérdidas fueron limitadas por la caída del dólar luego de que el vicepresidente de la Reserva Federal, Stanley Fisher, anunciara su salida de la entidad. Un dólar más bajo abarata las materias primas para los tenedores de otras monedas.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) cerró sin cambios en 6,901 dólares la tonelada, tras avanzar el martes a un máximo de tres años de 6,970 dólares.

Hasta el lunes el índice de la LME de seis metales industriales había escalado 21% desde comienzos de junio. Sin embargo, muchos analistas habían advertido que los precios estaban moviéndose sobre los niveles justificados por los fundamentos de la oferta y la demanda.

Operadores dijeron que la expiración de las opciones de la LME el miércoles también estaba pesando sobre el mercado.

Es probable que veamos algo de toma de ganancias , comentó Caroline Bain, economista jefa de materias primas en Capital Economics. Dado que todos los analistas, incluyéndome, están diciendo que hemos ido demasiado lejos, puede que algunos inversores estén algo nerviosos .

Podría ser que los precios sean apoyados por los estragos de la tormenta Harvey, pero es bastante difícil decidir ahora si eso llevará a un auge en la demanda o la construcción , agregó Bain, en referencia a los dos segmentos que impulsan la demanda por metales.

En tanto, el zinc cayó 1.4% a 3,095 dólares la tonelada y el níquel subió 0.7% a 12,165 dólares la tonelada, rebotando tras caer a un mínimo intradía de 11,910 dólares.