Los precios del cobre cayeron el miércoles por la fortaleza del dólar y la persistente preocupación sobre la demanda en China, pero el compromiso de las fundiciones de ese país de reducir su producción y el continuo descenso de los inventarios aumentó las perspectivas de una subida de las coberturas cortas.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres bajó 1.6%, a 4,560 dólares la tonelada. En noviembre, los precios del metal se derrumbaron 10%, en su mayor declive mensual desde enero.

El dólar subió el miércoles, después de que el procesador de nóminas ADP presentó un reporte sobre empleo mejor de lo esperado, respaldando un alza de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal (Fed) en diciembre. Más tarde, la presidenta de la Fed, Janet Yellen, indicó que espera con ansias una subida, lo que llevó al índice dólar a 100.5, su máximo desde abril del 2003.

Las 10 principales fundiciones de cobre de China el mayor consumidor mundial del metal rojo dijeron que reducirían su producción en 350,000 toneladas en el 2016 y pidieron a Pekín que compre metal para su reserva estratégica. Los productores de níquel y zinc ya habían realizado peticiones similares.

Indicadores publicados el martes mostraron que el crecimiento manufacturero global se mantuvo débil en noviembre y que la actividad en China tocó un mínimo de tres años, reforzando los temores sobre la demanda de metales.

En otros metales, el zinc perdió 1.7%, a 1,549 dólares la tonelada, mientras el níquel cerró estable a 8,980 dólares la tonelada. Ambos metales, están muy expuestos a la severa desaceleración del sector acerero chino.