A pesar de la volatilidad en los mercados y la fortaleza del dólar, Cementos Mexicanos (Cemex) ha logrado reducir 2,000 millones de dólares de su deuda en lo que va del año y se prepara para alcanzar su meta de disminuirla entre 3,000 a 3,500 millones de dólares para finales del 2017, acercándose con ello a recuperar su grado de inversión que perdió en el 2009.

Con los recursos obtenidos de desinversiones de activos pendientes de cierre, así como una favorable y continua generación de flujo de efectivo libre, Cemex está en buen camino para alcanzar su objetivo , expuso la cementera mexicana a través de un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Hasta el tercer trimestre del 2016, la deuda de la empresa regia ascendía a 13,523 millones de dólares, sin considerar notas perpetuas o 13,965 millones de dólares, sumando los 443 millones de dólares de estos instrumentos.

La empresa se puso como objetivo este año reducir su apalancamiento entre 2,000 a 2,500 millones de dólares. En lo que va del 2016, le ha recortado más de 2,000 millones de dólares a su deuda total más instrumentos perpetuos, por lo que se encuentra en el nivel mínimo de su meta anual. Hasta septiembre, el plazo de la deuda de la cementera promedió 5.3 años. Para el próximo año hará frente al pago de 438 millones de dólares y en el 2018 tiene vencimientos por 1,864 millones de dólares.

Con la reducción en sus pasivos que ha logrado y los pagos que planea realizar antes de que finalice el año, Cemex espera cerrar el año con una razón de apalancamiento de alrededor de 4.25 veces.

Analistas de Citibanamex comentaron que aunque la empresa ha reducido significativamente su deuda y mejorado la liquidez de su balance financiero, sigue excesivamente apalancada y la debilidad cambiaria en los mercados emergentes ha contribuido a varias revisiones a la baja en las utilidades estimadas en los últimos dos años .

Consideraron que la venta de sus activos de bombas de concreto en México por 80 millones de dólares y la de su negocio de fabricación de tubos de concreto reforzado por 500 millones, aunado a sus planes de subir su participación de 39.5 a 74.9% en Trinidad Cement Limited (TLC), tendrán un efecto positivo en su apalancamiento.

En cuanto al efecto neto de las tres transacciones estimamos que podría reducir la deuda neta proforma para fin del 2016 en 491 millones de dólares (excluyendo montos adicionales condicionados al desempeño y la participación mayoritaria en la oferta por TLC), equivalente a 3.9 veces la deuda consolidada financiada/EBITDA , puntualizaron.

judith.santiago@eleconomista.mx