Los futuros del cacao sufrieron el martes en Nueva York su mayor descenso en más de un año, retrocediendo desde un máximo de casi cinco años alcanzado en la sesión previa tras una ola de órdenes de ventas tempranas que disparó una interrupción automática que momentáneamente suspendió las transacciones.

El café arábiga recortó las pérdidas en una jornada con volúmenes escasos, tras una caída de 4 centavos en el primer minuto de la sesión que también provocó una interrupción automática, en un movimiento que sorprendió a los operadores, que lo tildaron de exagerado.

Por su parte, el azúcar sin refinar también bajó, presionado por la caída de los precios del petróleo.

El complejo alimenticio se derrumbó junto a las materias primas en general, arrastrando al índice Thomson Reuters CoreCommodity a mínimos de 13 años.