Los retornos de la deuda estadounidense subieron el jueves luego de datos que mostraron un mejor crecimiento económico en el país, y mientras los inversionistas se preparaban para subastas de Bonos del Tesoro de la semana próxima.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos creció a una tasa anual de 3.5% en el tercer trimestre, sobre el avance reportado previamente de 3.2%, dijo el jueves el Departamento de Comercio, en su tercera estimación del indicador.

Además, los nuevos pedidos de bienes de capital en el país subieron más de lo esperado en noviembre, lo que sugiere que el lastre de las manufacturas, vinculado al crudo, estaría empezando a desaparecer.

Los precios recortaron pérdidas, sin embargo, luego de que cifras mostraron que el gasto del consumidor en Estados Unidos anotó sólo una modesta alza en noviembre, debido a que los ingresos de los hogares no se elevaron por primera vez en nueve meses, lo que sugiere que la mayor economía del mundo se habría frenado en el cuarto trimestre.

La deuda referencial a 10 años perdió 3/32 en precio, con un retorno de 2.55%, luego de que llegó a subir hasta 2.58% en la sesión, frente al cierre del miércoles de 2.54 por ciento.

Los inversores se preparan para subastas de nueva deuda a dos, cinco y siete años la próxima semana por 88,000 millones de dólares, que se venderá cuando muchos operadores estén fuera por vacaciones y con varios mercados europeos cerrados hasta el martes.

Algunos inversores están optando por no comprar bonos, ya que quieren evaluar cuántas veces la Reserva Federal podría subir sus tasas en el 2017.

En su reunión de diciembre, la Fed sugirió que podría elevar los tipos tres veces y eso impulsó los rendimientos del bono a 10 años a máximos de más de dos años y a la renta del papel a dos años a máximos desde el 2009.