La Bolsa de Valores de Londres acordó comprar la compañía de información financiera Refinitiv, en 27,000 millones de dólares, lo cual apunta a ofrecer negocios en distintas regiones y monedas y que la posicionará como rival de Bloomberg.

El acuerdo, confirmado el jueves y que está sujeto a la aprobación de reguladores y accionistas, ampliará el negocio de la LSE más allá de acciones y derivados en monedas y la convertirá en una importante distribuidora y creadora de datos. “Esta transacción es un momento decisivo para la LSE en términos de su importancia estratégica”, dijo el presidente de la bolsa, Don Robert, sobre la operación que se produce 10 meses después de que un consorcio liderado por Blackstone completara una compra apalancada de Refinitiv de Thomson Reuters.

Los accionistas recibieron con agrado la confirmación del acuerdo, revelado la semana pasada, y los papeles de LSE ganaron 8% a un máximo récord de 7.152 peniques después de que sus ingresos totales en el primer semestre avanzaron 8%, a 1,100 millones de libras (1,330 millones de dólares).

Los accionistas de Refinitiv tendrán una participación de 37% en LSE, pero menos de 30% del total de los derechos de voto. LSE emitirá 14,500 millones de dólares en nuevas acciones para financiar la adquisición y asumir la deuda neta de Refinitiv de 12,500 millones de dólares.

Robert continuará presidiendo la compañía ampliada y David Schwimmer será el CEO, mientras que el presidente ejecutivo de Refinitiv, David Craig, se unirá al comité ejecutivo de LSE y continuará dirigiendo ese negocio.

Los reguladores bloquearon en el 2017 el intento de la LSE de fusionarse con su rival Deutsche Boerse, el quinto intento de las firmas de combinarse. Fuentes cercanas al acuerdo de Refinitiv esperan que las investigaciones sobre competencia tomen entre un año y 18 meses.

Directivos de la LSE confían en que el negocio “inusual y atractivo” superaría las revisiones de los reguladores. La LSE espera que la transacción se complete en el segundo semestre del 2020 y le pagará a Refinitiv un cargo de 198.3 millones de libras si la fusión es bloqueada.