La industria de los mercados se prepara para vivir una de las mayores operaciones de su historia ante las avanzadas negociaciones que London Stock Exchange Group (LSEG) mantiene con la firma de capital riesgo Blackstone para adquirir Refinitiv, la compañía detrás de los terminales de Thomson Reuters que dan datos financieros a 40,000 firmas de inversión en el mundo.

Según LSEG, operador de la Bolsa de Londres, entre otras plataformas de inversión, las discusiones valoran Refinitiv en 27,000 millones de dólares. Desde hace un año, un consorcio liderado por Blackstone controlan 55% de Refinitiv. El otro 45% sigue siendo de Thomson Reuters, que mantiene el control de su agencia de noticias financieras.

Parte del pago se realizaría en acciones de LSEG, lo que dejaría 37% del capital resultante en manos de los actuales socios de Refinitiv.

Las terminales de Thomson Reuters dan información de mercados y permiten realizar operaciones a sus clientes, entre los que figuran bancos de negocios, fondos y brokers.

Cada cliente suele pagar una suscripción anual por cada terminal que utiliza.

En el 2018, Refinitiv facturó 6,287 millones de dólares y generó un flujo operativo de 1,635 millones de dólares. Su principal competidor es Bloomberg.

Según LSEG, que en los últimos años viene diversificando su negocio de operador de Bolsa hacia el mundo de los datos financieros y los índices bursátiles, esta nueva compra ofrecerá “beneficios significativos a los clientes” del grupo.

“El negocio combinado creará un proveedor global líder de infraestructuras de mercado, domiciliado en Reino Unido, con capacidad en mercados de capitales sobre múltiples activos, negocio de análisis de datos y una oferta postrade, bien posicionado para el crecimiento futuro”.

La compañía resultante tendrá una facturación anual de 6,000 millones de libras y la integración podría generar unos ahorros anuales de 350 millones de libras.