Movimiento de calado en BBVA. BlackRock, la mayor gestora del mundo, ha aumentado su participación en el banco que preside Francisco González desde el 5% hasta el 5.76% y se afianza como primer accionista de la entidad con un paquete de acciones valorado a precios de mercado en algo más de 2,400 millones de euros.

Con la compra de otro 0.76% del capital a través de instrumentos financieros en las primeras sesiones de 2017, BlackRock alcanza la mayor participación en BBVA desde que desembarcó en el accionariado banco en el año 2010. Hasta ahora, siempre se había movido en una horquilla entre el 4.5% y el 5.3 por ciento.

Las compras llegan justo antes de que BBVA distribuya el próximo jueves un dividendo de 0.08 euros brutos por acción -el importe neto después de la retención del 19% es de 0.0648 euros- a cuenta de los resultados de 2016 y en un momento delicado para el banco en Bolsa. Este martes, BBVA registra una caída cercana al 3%, la mayor desde el pasado 18 de noviembre.

El resultado es que la cotización del banco ha perdido todas las ganancias acumuladas en cuatro de cinco primeras sesiones del año. Ahora, BBVA es el único de los bancos del Ibex que cotiza en números rojos en lo que va de año, con una pérdida que no supera el 1 por ciento.

Además de las realizaciones de beneficios que afectan a todo el sector, la entidad está sufriendo el impacto de la debilidad de las divisas en sus dos principales mercados internacionales, México y Turquía, donde BBVA genera más del 50% de los beneficios.

La lira turca sufre este martes caídas superiores al 1% frente al euro, contra el que ya ha perdido alrededor de un 7% en lo que va de año. Y en México (que sigue bajos los focos a la espera de las primeras decisiones de Donald Trump respecto a las relaciones comerciales con Estados Unidos), el peso ha perdido en torno a un 4% frente a la divisa europea.

Unas caídas que pueden pasar factura a los resultados del banco, que hoy cae hasta los mínimos del año provisionales de 6.37 euros por acción. Un movimiento en el que están participando activamente los inversionistas bajistas, que han subido sus posiciones cortas desde el 0.58% hasta el 0.9%, el nivel más alto de la historia.

estrategias@eleconomista.mx