El bitcoin ha tomado una bocanada de aire fresco. El precio de la criptomoneda más importante del mercado –por capitalización– ha repuntado 28.06% en lo que va de abril; hasta el viernes en la noche cotizaba en 8,869.39 dólares por unidad, su mejor nivel de un mes.

La criptomoneda viene de un primer trimestre desastroso. El bitcoin presentó una minusvalía de enero a marzo de 50.03%, suficiente para marcar sus peores tres meses desde que se tiene registro. La baja se extendió hasta las primeras sesiones de abril, cuando llegó a tocar un soporte de 6,620 dólares.

De acuerdo con distintos analistas consultados por el medio CNBC, el declive del bitcoin respondió a la toma de utilidades por parte de los inversionistas para pagar sus impuestos.

Tom Lee, de Fundstrat Global Advisors, estimó que en Estados Unidos se deben 25,000 millones en impuestos sobre sus tenencias de criptomonedas. He predicho que el bitcoin se recuperaría y tendré un objetivo de precio a mitad de año de 20,000 dólares por unidad.

El último incremento del precio del bitcoin llegó con dos noticia. La primera, el posible ingreso de las criptomonedas en la mundo musulmán –un mercado de 1,800 millones de personas- y con Christine Lagarde, titular del Fondo Monetario Internacional, quien escribió los beneficios de las criptomonedas y su tecnología de cadena de bloques.

“Un enfoque realista nos puede ayudar a cosechar los frutos y sortear los obstáculos en el nuevo terreno de los criptoactivos”, dijo Lagarde, en su blog.

Mientras el bitcoin está en ascenso, es necesario recordar que presenta una minusvalía de 54.15% desde su máximo histórico –marcado en diciembre- aunque podría recortar la baja.

De acuerdo con diversos análisis técnicos, en un escenario positivo, el bitcoin puede ubicarse por encima de los 9,100 dólares por unidad.

Como un dato. Según un informe de Morgan Stanley, el precio de bitcoin debe mantenerse por encima del nivel de 8,600 dólares para garantizar que la minería siga siendo rentable.

“Minar bitcoins es el proceso de invertir capacidad para procesar transacciones, garantizar la seguridad de la red, y conseguir que todos los participantes estén sincronizados. Podría describirse como el centro de datos del bitcoin, excepto que éste ha sido diseñado para ser completamente descentralizado con mineros operando en todos los países y sin que nadie tenga el control absoluto sobre la red”, describe bitcoin.org.