Las acciones de los bancos registran atractivos rendimientos en el mercado bursátil internacional y con la expectativa de alzas de tasa de interés podrían beneficiarse aún más.

Banco Sabadell, uno de los grandes bancos que cotizan en la Bolsa de Madrid, tiene el mayor rendimiento entre los bancos internacionales, con un incremento de 103.28% en lo que va del 2021 en el precio de sus acciones.

Entre los demás bancos españoles se encuentran BBVA con un incremento de 46.96% en sus acciones este año, Santander con 31.99% y Bankinter con un aumento en el valor de sus títulos de 17.36% hasta el viernes pasado.

En la Bolsa de Nueva York, las mayores ganancias son para Wells Fargo (59.05% en el año), y Goldman Sachs (48.96%). Los bancos de inversión Morgan Stanley y JPMorgan registran rendimientos de 45.98 y 33.96%, respectivamente, en lo que va del 2021.

Otras instituciones financieras tienen menores rendimientos este año, como UBS, BlackRock y Citigroup que tienen ganancias por 18.26, 17.03 y 17.34%, respectivamente, en Wall Street.

También en México

En la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), las mayores ganancias en el 2021 son para Banco del Bajío, con un avance de 44.17% a un precio de 39.33 pesos por acción, seguido de la microfinanciera Gentera con 31.65% de incremento y por Banco Regional con 25.66 por ciento.

Los títulos del regiomontano Banorte tienen un incremento de 22.77% en el 2021, cotizando en 134.96 pesos cada uno en el mercado accionario, siendo el banco mexicano con el precio más alto.

Por su parte, Inbursa y Santander México (éste último sigue en proceso de deslistarse de la BMV), son los bancos que se encuentran más rezagados en la Bolsa Mexicana de Valores con 1.74 y 15.85% de incremento en el 2021, respectivamente.

Amín Vera, subdirector de Análisis Económico en Black Wallstreet Capital, explicó que “los primeros que atraen la liquidez del mercado son los bancos ya que adquieren recursos con tasa cero o muy baja, y lo colocan a una tasa mayor, lo que significa una mayor ganancia para ellos”.

Agregó que “una parte del alza en las acciones de los bancos es debido a un círculo que se retroalimenta, es decir, el mercado financiero espera ver un rally en el sector para empezar a comprar (tanto en acciones como en bonos), les cae dinero a los bancos por parte de los bancos centrales. Esos recursos los presta la banca comercial y mejora sus fundamentales y sube el precio de su acción en Bolsa, lo que termina siendo un catalizador para el resto del mercado”, abundó el especialista.

El exceso de liquidez de la economía, inyectado principalmente por la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), ha beneficiado enormemente al mercado de capitales, y ahora con las expectativas de un incremento en las tasas de interés de referencia de los bancos centrales, la banca comercial podrá beneficiarse con aumento en los costos de los créditos.

Los inversionistas esperan que para finales de este año o inicios del 2022, la Fed comience con el ciclo de alza de la tasa de interés de referencia, lo que en principio impactaría negativamente al mercado de renta variable y beneficiaría al mercado de renta fija.

“Dicen que los bancos no pierden, aunque en las acciones sí debería haber una pérdida por el aumento en la tasa de interés de los bancos centrales. Los bancos, sobre todo los más grandes, son los de más rápida rotación de capital, porque gran parte de sus inversiones están en acciones, porque están subiendo”, detalló Amin Vera. 

El analista comentó que un alza de tasa incrementa el costo de los créditos, que es el principal negocio de los bancos, además del empuje que tienen por la expansión económica, pero sobre todo habrá un encarecimiento de los créditos que otorga la banca comercial y por tanto tendrán mayores ingresos.

“Estamos esperando los reportes financieros de la próxima semana, pero en los trimestres anteriores los bancos han registrado buenos indicadores. Sus fundamentales han reflejado la buena perspectiva del mercado”, concluyó.

De acuerdo con el área de Análisis de Banorte, Banco del Bajío tiene un precio objetivo de 40.54 pesos por acción, es decir, podría subir casi un 5% adicional al rendimiento actual. Inbursa podría subir un 23% y alcanzar los 23.42 pesos por acción y Banorte llegaría a los 142.19 pesos al cierre del presente año.

Manuel Jiménez, director de Estrategia de Mercados, comentó que aún hay volatilidad en el mercado, ya que “aunque la Fed ha mencionado que el retiro de la compra de activos será gradual, no deja de inquietar a los mercados ante las presiones inflacionarias que se han registrado y que podrían acelerar el tapering, recortando rápidamente la liquidez del mercado”.

ariel.mendez@eleconomista.mx