El ciclo de bajas en tasas a nivel mundial será un catalizador importante para el precio del oro, que en lo que va del año acumula un alza de 15.03%, a 1,475.56 dólares por onza, de acuerdo con el reporte “Crisis en divisas, sobreendeudamiento y bajas tasas, potenciales motores para una tendencia alcista en el mercado de oro”.

De acuerdo con el estudio, estos tres factores, individualmente o en su conjunto, han demostrado ser puntos importantes para desencadenar una tendencia bullish en la cotización del metal de manera histórica.

Este año, la Reserva Federal bajó su tasa de referencia en tres ocasiones en 25 puntos base en cada una, para dejarla en un rango de 1.50-1.75 por ciento. El banco central estadounidense no recortaba el costo del rédito desde la crisis financiera.

En el análisis, el consejo indica que el oro debe beneficiarse de una política monetaria laxa y del contexto global de tasas negativas, así como de la depreciación del dólar (producto del recorte de tasas de la Fed), lo que impulsaría la cotización del metal.

La tasa de interés en Suiza es de -0.75%, al igual que la de Dinamarca.

Más atractivo que bonos

“Creemos que los precios de los bonos son la fuerza dominante detrás del actual mercado alcista del oro; sin embargo, en el frente de la deuda gubernamental, Estados Unidos se encuentra ahora al final de su ciclo de deuda actual”, se lee en el texto.

“Las curvas de rendimiento de los bonos del Tesoro, que actúan como una referencia global de los bonos, se espera que caigan, llevando a más bajas tasas en los papeles e incrementando los activos con retorno negativo. En esta situación, el costo de oportunidad de invertir en oro disminuye. Segundo, el dólar estadounidense tiene una gran influencia en el precio del oro. Un dólar depreciado mejora el poder adquisitivo del oro y destaca sus propiedades como un activo estable cuyo valor se aprecia en el tiempo”, detalla el documento.

Pronóstico resplandeciente

Por otra parte, los estrategas de Citibanamex fijan un precio para el metal en 1,575, a 1,485 dólares al primer trimestre del siguiente año, y consideran que la tendencia a mediano plazo se mantiene positiva, pudiendo llegar en el 2020 hasta 2,000 dólares por onza.

Los especialistas de la institución financiera ajustaron su pronóstico a la baja en el corto plazo ante el acuerdo comercial en fase 1 entre Estados Unidos y China, pues consideran que esto aumentará el apetito por activos de riesgo, como las acciones.

Sin embargo, consideran prudente mantener posiciones largas en el metal y aprovechar ajustes en la cotización como puntos de entrada.

[email protected]