En una sesión donde predominó cierta cautela, el peso logró extender sus ganancias, aprovechando la debilidad del dólar en el mercado internacional de divisas y resistiendo cifras económicas mixtas en los Estados Unidos y un dato menor a lo esperado en el Producto Interno Bruto de México.

Las solicitudes iniciales de subsidio por desempleo cayeron en 29,000 en la semana del 14 de mayo, pasando de las 438,000 previas a las 409,000 actuales, dijo el Departamento de Trabajo estadounidense.

Este resultado mejora las 420,000 esperadas por el mercado y se sitúa como la cifra más baja desde la semana del 16 de abril, cuando se contabilizaron un total de 403,000 peticiones.

Asimismo, las ventas de casas usadas en Estados Unidos cayeron en abril, esta es una señal de que el mercado de la vivienda aún lucha por recuperarse de la reciente crisis financiera.

Las ventas descendieron 0.8% frente a marzo a una tasa anual de 5.05 millones de unidades, desde una cifra revisada a la baja de 5.09 millones en marzo, dijo la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios.

Economistas esperaban que las ventas subieran a una tasa de 5.2 millones desde el dato reportado originalmente de 5.1 millones.

El índice clave sobre el crecimiento económico de Estados Unidos a futuro se desplomó en abril, su primera caída en casi un año, de acuerdo con el instituto The Conference Board. El índice para Estados Unidos de los indicadores económicos anticipados cayó 0.3%, el primer declive de la medición desde junio del 2010, economistas esperaban que el índice mostrara un alza de 0.1 por ciento.

Como era previsible, el tipo de cambio del peso por dólar se continuó alejando de una resistencia clave ubicada de 11.79 unidades. Sin embargo, para poder pensar que se pueda dirigir el peso de nueva cuenta a su mejor cotización en 30 meses, tendría que romper antes a la baja el soporte intermedio ubicado en 11.57 unidades.

En la última jornada de la semana, podría intentar poner a prueba dicho soporte aprovechando la ausencia de noticias y en caso de que la percepción del riesgo pueda mejorar.

El avance del peso ayer se dio a pesar de que se conoció en México un menor crecimiento de la actividad económica por debajo de lo esperado. El Producto Interno Bruto se expandió a una tasa anual de 4.6% durante el primer trimestre del 2011, menor al estimado por el mercado de cerca de 5.0 por ciento.

Un excesivo fortalecimiento del peso podría limitar el potencial de crecimiento de la economía mexicana, sobre todo de acompañarse por un bajo dinamismo del sector industrial en los Estados unidos.

En el plano internacional, predominaron cifras mixtas en la economía estadounidense, lo que llevó al dólar a perder 0.27 por ciento con respecto a una canasta de seis divisas referenciales.

*El autor de la nota es gerente de Promoción de CI Banco SA.