La polémica por la decisión de Donald Trump de vetar la entrada a Estados Unidos de ciudadanos procedentes de países musulmanes va más allá del ámbito político. Sus efectos se dejan sentir en los mercados.

Analistas destacan que además del impacto negativo para el sector de aviación de un posible freno en el número de pasajeros, la medida podría implicar problemas de implementación de las restricciones impuestas por el gobierno de Donald Trump.

El viernes las aerolíneas de EU fueron uno de los sectores más castigados en Wall Street. En una jornada que concluyó en tablas, las acciones de American Airlines cayeron 5%, las de Delta Airlines y Southwest Airlines superaron 2% de descenso, y las de United Continental rozaron 1.5% a la baja.

Las desinversiones se extendieron a las aerolíneas europeas. De hecho, en la Bolsa española IAG y Aena acapararon por momentos las dos mayores bajadas del Ibex.

Las acciones de la aerolínea, el mejor valor del selectivo en el 2017, se alejan de los 6 euros y corrigen una parte de las subidas logradas en el inicio del año.

Los descensos también toman forma en Aena. El gestor aeroportuario corrige una parte de la revalorización que ha logrado en enero. En su caso partía con el lastre de la rebaja de valoración emitida por Kepler Cheuvreux.

Analistas reaccionaron al recorte de tarifas aeroportuarias propuesto por el gobierno con una baja del precio objetivo, desde 137 a 134 euros por acción. Este nivel se sitúa 2.6% por debajo del cierre del pasado viernes.

Las caídas se generalizan en las aerolíneas y en los gestores aeroportuarios cotizados en el resto de las Bolsas europeas. Las acciones de Air France y de EasyJet bajan más de 2%, mientras que las de Ryanair, Norwegian Air Shuttle y Lufthansa cayeron más de 1 por ciento.

En lo que va de año, el conjunto de las aerolíneas europeas presenta un balance positivo, con subidas superiores a 4% en el índice sectorial sólo en enero.