El financiero William Ackman ejerce presión sobre políticos para que cuestionen el negocio de la empresa de productos de belleza Herbalife, por cuyo desplome accionario apostó 1,000 millones de dólares, refirió The New York Times.

El diario indicó que Ackman, director del fondo de inversión Pershing Square, ha cabildeado agresivamente para que Herbalife, empresa basada en las ventas multinivel, sea catalogada como un esquema piramidal depredador y sin ética.

La presión de Ackman ha sido intensa entre legisladores y grupos civiles latinos en Estados Unidos, que a menudo han denunciado que Herbalife recluta a personas indocumentadas y con poco conocimiento del inglés para que inviertan en un esquema que al final los despoja de su dinero.

La campaña de Ackman, que ha dicho que durará hasta el fin del mundo , fusiona de una manera novedosa los mercados financieros con el sistema político , con el fin de arruinar una compañía, de acuerdo con el Times.

Su campaña inició luego de que invirtiera 1,000 millones de dólares en una posición financiera conocida como corto, que sólo redituaría en caso de que se desplomen las acciones de Herbalife.

El diario indicó que, hasta el momento, Ackman ha persuadido a cuatro miembros del Congreso, un senador federal, un miembro del Concilio de Boston y al líder del Senado de Nevada para unirse a la causa.

Asimismo, ha unido en su lucha a defensores de los consumidores en Washington, así como a líderes de respetables grupos comunitarios de hispanos y afroamericanos, que han sido cabildeados por el equipo de Ackman , y que han escrito cartas de denuncia sobre Herbalife a reguladores.