Los  American Depositary Receipts (ADR) del gigante chino de transporte compartido, Didi Global, cayeron 11.30% el jueves en la Bolsa de Nueva York, tras conocerse que las autoridades de China están considerando imponer sanciones "graves, tal vez sin precedentes" a la compañía.

Las opciones de las autoridades chinas van desde una multa hasta incluso la exclusión de la lista de la compañía.

A los reguladores les desconcierta que la compañía de transporte haya optado por salir a Bolsa incluso tras aconsejárseles retrasar la Oferta Pública Inicial (OPI), a la espera de una revisión de sus políticas de datos.

Didi debutó en Bolsa el pasado 7 de julio y ha cotizado casi todo el tiempo por debajo de su precio de salida desde entonces. Sus problemas con las autoridades chinas se hicieron públicos poco después.

Según un informe del Wall Street Journal, el organismo de control de ciberseguridad de China había sugerido a Didi retrasar su OPI y lo instó a realizar un autoexamen exhaustivo de la seguridad de su red.

Didi ignoró el consejo, postura que los chinos se han tomado como un desafío a la autoridad de Pekín.

A los chinos les preocupa que Didi, que cotiza en la Bolsa de Nueva York, pueda tener que compartir esos datos privados sobre los consumidores con los reguladores de Estados Unidos como parte de sus requisitos de cotización.

Los reguladores ordenaron a Didi remover sus aplicaciones en China, una acción que según la compañía podría tener un impacto en sus ingresos.

termometro.economico@eleconomista.mx