Ser parte del proyecto del nuevo proyecto aeroportuario AICM-Santa Lucía-Toluca no es el gran negocio para Aleatica, el operador de concesiones carreteras. La firma, antes OHL Concesiones, tiene 49% de las acciones del aeropuerto internacional Adolfo López Mateos, de la ciudad de Toluca.

Sergio Hidalgo, director general de la empresa, explicó que la terminal aérea está lista para formar parte del nuevo sistema aeroportuario para el valle de México formulado por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, que incluye el actual aeropuerto Benito Juárez, el que será el nuevo Aeropuerto Internacional de Santa Lucía y el Aeropuerto Internacional de Toluca.

En la entrevista telefónica con Hidalgo, no suena entusiasmado por ser parte del nuevo proyecto. “Lo que nosotros siempre hemos dicho es que estamos aquí para ayudar a generar soluciones de movilidad, y Toluca va a ser una de las opciones para sustituir el plan que se tenía del nuevo aeropuerto, estaremos listos para ver si es necesario invertir recursos para mejorarlo”, dijo.

Aleatica es operador de concesiones carreteras, entre las que se encuentran Televía, Super Vía Poetas, Libramiento Elevado de Puebla y el Circuito Exterior Mexiquense, entre otras. Pero sus intereses estaban más cerca de la malograda terminal de Texcoco, que de su activo de Toluca. “Teníamos importantes inversiones presupuestadas para la conexión de la terminal que se canceló”, explicó el directivo.

Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) tiene 26% de las acciones, el gobierno del Estado de México 25%, y Aleatica es el inversionista mayoritario con 49% de las acciones de control de la terminal aérea.

Toluca, buena opción

La saturación del aeropuerto de la Ciudad de México es ostensible, los niveles de servicio y seguridad ya están comprometidos y nosotros pensábamos que en algún momento Toluca sería el búnker natural, expuso Hidalgo.

El propuesto secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, informó recientemente que se destinarían 2,000 millones de pesos para mejorar la terminal de Toluca.

“Toluca no necesita muchos recursos para aceptar más pasajeros.

Hoy como está, sin una inversión adicional, se podría fácilmente atender a 7.5 millones de pasajeros”, aseveró el directivo.

Después de mencionar que aún no se han reunido con representantes del gobierno entrante, Sergio Hidalgo destacó que en cualquier plan sobre lo que vaya a ser el crecimiento del sistema aeroportuario metropolitano, Toluca tiene la capacidad de soporte necesaria sin necesidad de efectuar mayor inversión.

El representante de Aleatica comentó: “En realidad Toluca está listo hoy con muy pocas inversiones para recibir poco más de 7 millones de pasajeros. Seguramente se vienen vuelos internacionales, habrá que readaptar la zona de aduanas, es algo que ya funcionaba antes en el aeropuerto, lo íbamos a modificar, pero con la caída de tráfico lo dejamos pendiente, así que son inversiones muy pequeñas que requiere el edificio como tal para alcanzar estos 7 millones”.

De acuerdo con datos de la terminal aérea, actualmente recibe alrededor de 700,000 pasajeros al año, con 260 operaciones diarias, y únicamente dos aerolíneas operan en sus instalaciones: VivaAerobus e Interjet.

Una vez que se termine de planear el nuevo proyecto, agregó, se sabrá qué magnitud tomará Toluca y si se quiere crecer para llegar a 40 millones de pasajeros. “Eso sí requeriría una inversión importante” explicó el directivo de la empresa que tiene alrededor de 15% de sus acciones listadas en la Bolsa Mexicana de Valores.

La actual pista del aeródromo, recordó, tuvo un costo aproximado de 2,500 millones de pesos y, si se quisiera meter más pasajeros, se requeriría una remodelación del edificio terminal.

“No tenemos claro en el panorama cuáles van a ser las decisiones y una vez que se tengan nos sentaremos con los socios en el Consejo de Administración para ver hasta dónde se quiere llevar a Toluca”, añadió.

Sergio Hidalgo reconoció que la terminal de la que son socios no ha sido un buen negocio, “no hemos perdido dinero, pero tampoco ha dado dividendos”, expresó.

“Los viajes de los aviones privados son los que nos mantienen sin que esto nos cueste ingresos o tengamos que invertir capital adicional. Es un activo que no ha tenido el debido desempeño como se hubiera esperado”, agregó.

Y dijo: “No sé si Toluca vaya a compensar necesariamente lo que íbamos a tener en el Circuito Exterior Mexiquense. Yo creo que nuestro negocio principal está en autopistas. Por el momento, Toluca es muy marginal en el resultado de la empresa, pero esperamos, con el grado de saturación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y el retraso en la definición de lo que vaya a ser el aeropuerto alterno, que Toluca juegue un papel importante”.

El representante de Aleatica recordó que la reactivación de la terminal aérea no depende de las autoridades, sino de las líneas aéreas. “Depende de que las líneas aéreas se animen por mandar su operación o parte de su operación a Toluca, y eso no necesariamente depende de una reunión o de una decisión gubernamental”.

Queremos, dijo, que Toluca retome otra vez el crecimiento que no ha tenido en estos años, pero vamos a estar muy pendientes de la decisión del gobierno y de la industria.

Sergio Hidalgo explicó que desde hace años se buscan negociaciones con las aerolíneas para tratar de generar un paquete de incentivos para que se animen a volar a Toluca, es algo que el director del aeropuerto, Alexandro Argudín, gestiona.

“¿Exentar el pago de la Tarifa Única de Aeropuerto (TUA) sería una opción?”, se le preguntó al directivo. “Si es posible, es un tema que gestionó el director actual y que tiene que someter a consideración el consejo de administración, como esto lo ha anunciado, y estoy esperando que en la siguiente sesión del consejo nos lo presente, y ver cuáles son las justificaciones de esa decisión. Pero sí es algo que han anunciado públicamente”.

Al referirse a los ingresos no aeroportuarios que provienen de la renta de locales comerciales, el directivo afirmó que son parte del negocio aeroportuario, pero la importante reducción de pasajeros que tuvo Toluca obligó a que gran parte de las tiendas ubicadas en esa terminal cerrara.

“La verdad es que, si no hay tráfico, muchas veces la forma de negociar esas tiendas es por el número de pasajeros que llegan a la terminal, y las pocas tiendas que existían subsistían con nosotros. Si hay un incremento de pasajeros sin duda las tiendas se van a reactivar”, dijo.

Sergio Hidalgo habla de la posibilidad de vender la participación de Aleatica en la terminal Adolfo López Mateos. No es algo que nos hayan propuesto últimamente, especificó. En diversas ocasiones se han tenido pláticas con distintos grupos aeroportuarios al respecto, pero nunca se llegó a una conclusión, y ahora no se ha puesto en la mesa del consejo de administración.

“Yo sería poco sensible si en estos momentos, sin conocer los planes definitivos que tenga el gobierno, planteo la posibilidad de una venta en el Consejo Administración. Vamos a esperar a que se asienten las cosas y que se tomen las definiciones que debe tomar la nueva administración, y, una vez que tengamos información, presentaré al Consejo de Aleatica las consideraciones de negocio que sean relevantes”.

Conectividad

A pesar de que se ha invertido en infraestructura hacia Toluca, se debería hacer un ramal del tren México-Toluca hasta el aeropuerto. Actualmente, la terminal férrea quedaría a más de 1 kilómetro de distancia de la inversión de Aleatica.

“Me parece que se debería hacer un ramal del tren para el aeropuerto, que es algo que nosotros pusimos en la mesa cuando se estaba construyendo el tren y no nos hicieron mucho caso”, manifestó Hidalgo.

Recordó que también se tiene la inversión que realizó Pinfra en la Autopista México-Toluca, que fue el primer activo carretero que se monetizó a través de un Fibra E, que amplió con el tramo La Marquesa-Lerma. “Ésa será una muy buena vía”, acotó.

Además, se tiene el proyecto Naucalpan-Toluca que cae en la parte de atrás del aeropuerto, así que, cuando se terminen esas obras, Toluca tendrá una conectividad como casi ninguna otra ciudad periférica a la Ciudad de México, confió el directivo.

Alejandra Marcos, analista de Intercam, destacó que el tráfico de pasajeros continúa creciendo en los grupos aeroportuarios públicos, sin embargo, con la noticia de la cancelación del aeropuerto de Texcoco le resta atractivo al sector en el largo plazo.

Desde el anuncio de la cancelación de Texcoco, las acciones de los tres grupos aeroportuarios que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores acumulan pérdidas. El que más bajó fue el Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) con un descalabro de 17.6%; seguido de Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA) con una caída de 13.30% y Grupo Aeroportuario de Sureste (ASUR) con un retroceso de 8.3 por ciento.

Analistas consideran que estos retrocesos respondieron no sólo a la incertidumbre generada por la cancelación de las obras del NAIM, también se contagiaron por el nerviosismo del entorno internacional  y las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, las dos economías más grandes del mundo.

Finalmente, el directivo destacó que no se han reunido con nadie de sus socios sobre el tema “para que se aclare la participación que tendremos en este nuevo rumbo que ha marcado el gobierno entrante”.

Plan Maestro de la Base Aérea Santa Lucía

  • El costo del sistema de aeropuertos de Santa Lucía y Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México es 70,342 millones de pesos.
  • La construcción de dos pistas estará listas en el 2022 y comprenderá un costo total de 7,686 millones de pesos
  • Se prevén 31 obras tales como el edificio terminal por 1,614 millones de pesos, hangares de mantenimiento y almacenaje de aeronaves.
  • Se prevé construir y dar en concesión un tramo faltante para unir el Viaducto Bicentenario con el Circuito Exterior Mexiquense, la inversión estimada es de 1,336 millones de pesos.
  • Se planea habilitar una terminal de autobuses con un costo de 4.8 millones de pesos y el equipamiento, otros 54,000 pesos.
  • Se planea la construcción de un hotel de 310 habitaciones que será concesionado y costará 505 millones de pesos, más 20.1 millones de pesos de equipamiento.
  • Para resolver la saturación del actual aeropuerto funcionarán alternamente las terminales de: Santa Lucía, Toluca y Ciudad de México.
  • El actual aeropuerto de la Ciudad de México se encuentra a una distancia de 33.5 km de la base aérea de Santa Lucía, a 56 km de la Ciudad de México.

[email protected]