Riad. Más de 150 rebeldes hutíes murieron en ataques de la coalición militar liderada por Arabia Saudita en la estratégica ciudad de Marib, en el sur de Yemen, controlada por las fuerzas gubernamentales.

"La operación destruyó 11 vehículos militares y mató a más de 150 elementos terroristas" en Al Abdiya, al sur de Marib, indicó la coalición, citada por la agencia de prensa saudita SPA.

Los hutíes lanzaron en febrero una campaña para conquistar Marib, último feudo del gobierno en el norte de Yemen, y en las últimas semanas intensificaron su ofensiva. La coalición respondió con bombardeos aéreos durante los últimos cuatro días, y ha matado -según ella- a más de 500 insurgentes.

Los balances, sin embargo, no pudieron ser verificados.

Yemen se ha visto devastado por un conflicto de siete años que enfrenta a los rebeldes hutíes respaldados por Irán con el gobierno, apoyado por esta coalición militar liderada por Arabia Saudita.

A causa de los combates, decenas de miles de personas tuvieron que abandonar Marib este año, informó la ONU este jueves.

"Desde el 1 de enero hasta el 30 de septiembre, la OIM (Organización Internacional para las Migraciones) registró más de 55,000 personas desplazadas en la gobernación de Marib".

Según la ONU, los combates de las últimas semanas han acentuado la peor crisis humanitaria del mundo actualmente.