Damasco. La violencia se intensificó en Siria y afectó a varias ciudades cercanas a Damasco mientras que la Liga Árabe, cuya misión de observación fue suspendida por la escalada de la violencia, pidió ayuda a la ONU para poner fin a más de 10 meses de represión.

En el terreno, el balance de la violencia fue particularmente importante este domingo con 80 muertos, de los cuales la mitad son civiles, según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), lo que lleva el balance de muertos desde el viernes a 175.

Estas informaciones no pueden ser confirmadas por una fuente independiente debido a las restricciones impuestas por las autoridades a la prensa extranjera en Siria, en donde una revuelta contra el régimen es duramente reprimida desde hace casi un año.

Los enfrentamientos, que se intensificaron desde el martes, llevaron a la Liga Árabe a suspender el sábado su misión de observación comenzada el 26 de diciembre acusando al régimen de Bashar al Asad de haber "escogido la escalada".

El secretario general de la Liga Arabe, Nabil el Arabi, y el jefe del Consejo Nacional Sirio (CNS), Burhan Ghaliun, órgano que reagrupa a casi la totalidad de las corrientes de la oposición de ese país, deben viajar a Nueva York con la esperanza de influir en el Consejo de Seguridad en favor de una intervención de la ONU en Siria.

El domingo se produjeron enfrentamientos entre militares disidentes y tropas regulares en ciudades cercanas a Damasco, en Ain Tarma y Kafar Batna, según el jefe del OSDH, Rami Abdel Rahman.

Se trata de los combates "más violentos y más cerca de Damasco" que se hayan producido desde el comienzo de la revuelta a mediados de marzo, subrayó. Los tanques que ingresaron en Kafar Batna son modernos, agregó precisando que "el régimen se prepara para importantes combates en la provincia de Damasco".

Hasta ahora la capital no había conocido incidentes tan importantes relacionados a la revuelta contra el régimen que comenzó el 15 de marzo y dejó más de 5,400 muertos, según cifras de la ONU de principios de enero.

La intensificación de los combates cerca de Damasco también fue señalada por el portavoz del Ejército Sirio Libre (ESL), el comandante Maher Nueimi, que se encuentra en Turquía.

Según Nueimi el régimen lanzó "las últimas 24 horas una ofensiva sin precedentes, utilizando artillería pesada" contra localidades de la provincia de Damasco, en especial Qalamun, Rankus, Ghuta y Hama.

En Rankus "la ciudad fue atacada los últimos cinco días con artillería pesada. El ejército está desplegado alrededor de la ciudad. En la zona en la que me encuentro más de 25 edificios se derrumbaron", indicó a la AFP por teléfono un militante, Abu Ali Rankussi.

Nueimi acusó al régimen de llevar a cabo "una campaña de castigo" contra la ciudad rebelde de Hama, en donde las fuerzas de seguridad se ensañan "violentamente contra los civiles y los niños".

En total, 40 civiles murieron a bala el domingo, cinco en la provincia de Idleb, dos en Jasem, 14 -de los cuales había un niño de 9 años- en Homs, 12 en Hama, seis cerca de Damasco y uno en el barrio Juber, según el OSDH. Además un civil murió por torturas en la provincia de Idleb.

Por otra parte, 26 soldados murieron en tres ataques diferentes, nueve militares disidentes también perdieron la vida, así como 5 miembros de las fuerzas de seguridad, según la misma fuente.

Antes de su partida hacia la ONU, Arabi, que debe presentar el plan de la Liga Arabe ante el Consejo de Seguridad el martes, dijo esperar "un cambio de posición" de China y de Rusia "al respecto del proyecto de resolución del Consejo de Seguridad, que debería adoptar el plan".