A seis meses del inicio del gobierno de López Obrador, internacionalistas coinciden en la falta de una estrategia de política exterior, y destacan que el escenario pareciera sólo reducirse a la relación con Estados Unidos, los países del Triángulo Norte de Centroamérica y la crisis en Venezuela.

Susana Chacón, internacionalista y académica, destacó que pese a que la geopolítica ubique a México en medio de América del Norte y América Latina, además de tener temas de la agenda que nunca van a dejar de existir, como seguridad, economía y migración, es necesario desarrollar vínculos con otros actores que tengan una participación sustancial en la dinámica del mundo, como lo es China.

“No se puede hablar de una estrategia de política exterior, porque una estrategia debería contemplar todas las posibilidades de las relaciones de México en el mundo, justamente para favorecer el desarrollo interno”, manifestó la también consultora.

Rafael Fernández de Castro, director del Centro de Estudios México-Estados Unidos de la Universidad de California en San Diego, opina que hay poca ambición en política exterior por parte de Andrés Manuel López Obrador, aunque reconoció que, en parte, el presidente tiene razón en que la mejor política exterior es la política interna. No obstante, para Susana Chacón esta premisa es relativa, porque justamente para poder tener un desarrollo interno también se necesita de una policía exterior.

“Hay eventos como el del G20, la Asamblea de las Naciones Unidas, o Davos, en donde la participación del jefe del Ejecutivo es fundamental, porque son vínculos justamente entre presidentes que van a favorecer que se tenga un desarrollo distinto”, expresó Chacón.

En cuanto a la relación con Estados Unidos, Fernández de Castro calificó de gran acierto que la nueva administración opte por no pelear con Donald Trump.

“Obrador tiene la prioridad de no pelearse con Trump. Se ha mantenido a la distancia. Me parece que ésa es la mejor receta para la convivencia con el mandatario estadounidense”, dijo el experto.

Bárcena, papel dinámico

La académica puntualizó que, a pesar de los recursos limitados, el papel de la embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena, ha sido muy dinámico, tanto en la relación con EU y la búsqueda de la ratificación del T-MEC.

Sobre el tema de Venezuela, Chacón indicó que el Mecanismo de Montevideo era una buena propuesta. Sin embargo, al momento de aceptar dar beneplácito como embajador al enviado de Nicolás Maduro, México ya está jugando del lado de una de las partes, por lo que la oposición no confiará en la mediación mexicana.

Rafael Fernández de Castro puntualizó que ha habido un retroceso, pues México se encuentra aislado y le da oxígeno al régimen de Maduro, sin buscar activamente una solución.

“Es difícil entender por qué México no está buscando la salida de Maduro. Me parece que estamos aislados, estamos con la minoría”.