Ucrania conmemoraba el martes el 25 aniversario del peor accidente nuclear del mundo en su planta de Chernobil mientras Japón continuaba con sus esfuerzos por controlar la crisis en Fukushima.

El 26 de abril de 1986, el reactor número cuatro de la planta de Chernobil, que entonces estaba dentro de la Unión Soviética, explotó y ardió tras un experimento de seguridad que salió mal.

La explosión envió ondas de radiación por toda Europa.

Un total de 31 personas murieron inmediatamente pero muchos más fallecieron por enfermedades relacionadas con la radiación, como el cáncer, muchos de ellos en lo que hoy es Bielorrusia.

Decenas de miles de personas fueron evacuadas, para no regresar nunca, de Prypyat, la ciudad más próxima a la planta que entonces contaba con 50.000 habitantes.

La semana pasada la comunidad mundial, alentada por la crisis nuclear en la planta japonesa de Fukushima, comprometió 550 millones de euros (780 millones de dólares) para la construcción de un nuevo cofre sobre el reactor averiado para sustituir al provisional que ha comenzado a filtrar radiación.

El 12 de abril Japón elevó el nivel de gravedad en la planta de Fukushima a siete, el mismo que en Chernobil.

DIA DE LUTO

"Este es un día de luto para nosotros. Estamos de luto por las personas que hace 25 años lucharon para protegernos", dijo Gennady Pikul, de 50 años, en referencia a los bomberos y otros "liquidadores" que arriesgaron sus vidas para controlar el reactor en llamas.

"Haremos todo lo que podamos para que esto nunca se repita", dijo.

Los 550 millones de euros prometidos en la conferencia de donantes la semana pasada se añadirán al dinero ya aportado para la construcción de un encofrado de 110 metros de altura sobre el reactor y una instalación de almacenamiento para el combustible usado.

Funcionarios soviéticos en 1986 retuvieron la información del accidente durante dos días, provocando acusaciones por parte de Occidente de que Moscú, obsesionado con el secretismo, esperaba encubrir el accidente.

Medvedev, entrevistándose con sobrevivientes de los esfuerzos de limpieza en Chernobil en el Kremlin el lunes, dijo que debía haber una mayor transparencia en emergencias nucleares.

DOCH