Dubai, EAU. Los negocios asociados con el nombre de Donald Trump corren peligro de ser blanco de ataques ahora que el magnate es presidente de los Estados Unidos, sobre todo en sitios donde reina la violencia, según expertos en seguridad.

Mientras Trump siga siendo una marca, bandas delictivas o grupos armados pueden atacar los edificios que llevan su nombre, secuestrar empleados de sus empresas para pedir rescate o hacer cosas peores.

Pueden secuestrar a un empleado de Trump y ni siquiera negociar , conformándose con la publicidad, afirmó Colin P. Clarke, politólogo de la RAND Corporation que estudia el terrorismo y las redes delictivas internacionales.

Las empresas o las marcas estadounidenses han sido blanco de ataques en el pasado, pero nunca eran propiedad de un presidente. Esa es la gran diferencia ahora. La llegada de Trump a la presidencia plantea desafíos únicos a la luz de todos los intereses que tiene en el exterior.

En respuesta a preguntas sobre el tema de la seguridad, la Trump Organization, que maneja los negocios del magnate, refirió en un comunicado que cuenta con una amplia gama de protocolos para hacer frente a ese tema, tanto dentro como fuera de los Estados Unidos.

Nuestro equipo sigue trabajando estrechamente con las autoridades locales , agregó.

Kim Ok Kyu, quien vive en una torre marca Trump en Seúl, considera que la seguridad en el edificio es buena.

¿Terrorismo? No pienso en eso, sólo espero que mi departamento se cotice , declaró.

Otras propiedades, no obstante, se encuentran en sitios donde hay mucha violencia, como las Trump Towers de Estambul, donde hay numerosos guardias, máquinas de rayos X y detectores de metales, medidas comunes en esta ciudad.

En Bali, donde murieron 202 personas en el 2002 en un ataque terrorista de la organización Jemaah Islamiyah, se planea construir un resort de lujo que llevará el nombre de Trump. El vocero policial Hengky Widjaja dijo que no se han pedido medidas de seguridad especiales y no se planea aumentar la presencia policial en la zona.

También se está construyendo una torre que llevará el nombre de Trump en Mumbai, en la India, donde 166 personas fallecieron en el 2008 en un ataque atribuido a la organización paquistaní Lashkar-e-Taiba. El vocero policial Ashok Dudhe indicó que tampoco allí se planean medidas de seguridad especiales.

Más allá de las propiedades de Trump, los empleados podrían ser amenazados, asaltados o secuestrados.

Clarke afirmó que toda persona asociada con él podría ser blanco de algún tipo de ataque de parte de gente que quiera burlarse, molestar o provocar al magnate, secuestrando a alguien asociado de algún modo con él.