La Haya. Un tribunal holandés ha dictaminado que una filial internacional de la petrolera Royal Dutch Shell debe ser el responsable del envenenamiento a una finca en Nigeria provocado por la fuga de una tubería, ya que no tomó las medidas adecuadas para evitar el sabotaje.

En su fallo de ayer, la corte civil de La Haya rechazó gran parte del caso presentado por los agricultores nigerianos y del grupo de presión medioambiental, Amigos de la Tierra, en contra de Shell, al argumentar que las fugas de las tuberías fueron causadas por saboteadores y no por la negligencia de Shell.

Sin embargo, en un caso, los jueces ordenaron a una filial, Shell Nigeria, compensar a los agricultores por incumplimiento en el cuidado de sus tuberías, lo que facilitó a los saboteadores abrir un pozo de petróleo que se filtró hacia su tierra.

Se cree que es la primera vez que un tribunal holandés ha responsabilizado a una filial extranjera multinacional de daños ambientales y la ha condenado al pago de daños y perjuicios. Los grupos de presión elogiaron la decisión de los jueces al exponer que la decisión abre la puerta a casos de contaminación similares en contra de las multinacionales.

Shell consideró el fallo como una victoria.

Estamos muy contentos por la decisión de la corte hoy. Quedó claro que tanto la empresa matriz, Royal Dutch Shell, como la empresa local, tenían la razón , manifestó Allard Castelain de Shell.

El brazo holandés de Amigos de la Tierra, que representaba a los agricultores nigerianos, celebró la orden de indemnización para uno de los pueblos, pero anunció que estaba asombrado por sus derrotas en otras aldeas.

El grupo expuso que el fallo podría tener implicaciones más allá de los campos petrolíferos de Nigeria.

El veredicto también ofrece esperanza a otras víctimas de la contaminación ambiental causada por las multinacionales , indicó Geert Ritsema de Amigos de la Tierra.

El grupo siempre ha sostenido que gran parte del daño en el delta del Níger se remonta a lo que llama el mal mantenimiento de la infraestructura de Shell, en lugar del sabotaje, un argumento que el tribunal rechazó.

Los abogados que representaban otra comunidad nigeriana, Bodo, en una batalla legal con Shell en los tribunales británicos alabaron cautelosamente la decisión de la corte holandesa.