Con flores, velas y peluches, decenas de miles de personas salieron este domingo a las calles de Estocolmo para marchar hacia el lugar donde un ataque con un camión dejó cuatro muertos, una manifestación por el amor para mostrar unidad y rechazo frente al terrorismo .

Nosotros hablamos, no nos peleamos , dijo emocionada Marianne, a pocos metros del lugar donde el viernes un camión embistió a varios viandantes y provocó cuatro muertos.

Allí la manifestación por el amor convocó entre 20,000 personas, según el ayuntamiento, y 50,000, según los organizadores.

Mikael Berggren, de 36 años, acudió con sus dos hijos, de tres y un año, para expresar su necesidad de seguir viviendo con normalidad en una ciudad considerada como muy segura.

El atentado no va a cambiar nada , aseguró.

El sospechoso detenido unas horas después del ataque, un uzbeko de 39 años, debía haber sido expulsado de Suecia después de que las autoridades le denegaran su demanda de permiso de residencia.

Mostraba interés por organizaciones extremistas como el (grupo) Estado Islámico (EI) , declaró el jefe de la policía nacional, Jonas Hysing, durante una rueda de prensa este domingo por la mañana.

Retira oferta

La tienda sueca en la que el terrorista empotró el camión lamentó el domingo el anuncio de su reapertura para vender productos dañados a precio reducido .

La tienda Ahlens se disculpó por una mala decisión en un comunicado. Su motivación partió de la idea de defender la transparencia y no permitir que las fuerzas del mal tomen el control de nuestras vidas .

Ahlens abrirá el lunes sin ningún artículo dañado .