La temporada 19 de South Park una meditación sobre la cultura de la indignación que, por primera vez en la historia del programa, cuenta con una trama conectada durante toda la temporada en lugar de una serie episodios independientes o pequeñas líneas argumentales le ha cosechado mucha alabanza al programa de Comedy Central. Si bien es bueno que la gente le esté prestando atención nuevamente, en realidad el espectáculo nunca se fue: ninguna otra comedia o drama en la televisión ha narrado de forma más eficaz los diversos contratiempos políticos y culturales en la sociedad estadounidense desde mediados de la década de los noventa que la caricatura seminal de Trey Parker y Matt Stone.

El estreno de la nueva temporada introdujo a un nuevo personaje llamado PC Principal (Parker), quien se ha comprometido a aumentar la tolerancia y la diversidad en el enclave notoriamente no diverso del pequeño poblado de South Park. El golpe maestro aquí no fue la elección de tener a PC Principal como un bobo quejumbroso sino como un bullicioso tipo sacado de una fraternidad, que lidera a una turba de bros para ir sobre los que se revelaron contra las normas de lo políticamente correcto.

Es un movimiento genial, que refleja no sólo el hecho de que muchas de estas controversias idiotas provienen de los campus universitarios, sino también de la naturaleza basada en el desempeño de tanta indignación, el hecho de que sea más una señalización que un activismo en forma.

NOTICIA: Calderón es parodiado en South Park

A partir de ahí, Parker (a quien se le atribuye dirigir y escribir cada uno de los episodios de esta temporada) se ha embarcado en una devastadora crítica de todos los aspectos de la queja y la cultura moderna de la indignación que molesta a tanta gente. Con el fin de demostrar que su ciudad es adecuadamente progresiva, los ciudadanos interesados de South Park hacen campaña en favor de un Whole Foods la mejor manera de mostrarle al mundo que son iluminados.

En un episodio posterior, llaman a la policía para reprimir a un grupo de personas sin hogar que se han reunido frente al paraíso liberal los policías que se niegan a venir porque los residentes de la ciudad se mostraron afligidos después de dispararle a un niño hispano desarmado. Los que abusan de Yelp se tienen a ellos mismos para abusarse, al igual que Donald Trump y los críticos y partidarios de la gentrificación.

El vitriolo realmente fluyó en el quinto episodio de esta temporada, titulado Espacio Seguro . Semanas antes de que los estudiantes de la universidad de Missouri y profesores trajeron vergüenza sobre sí mismos y su institución para exigir que los espacios públicos fuesen acordonados por los medios de comunicación a fin de mantener espacios seguros ‘para los preciosos copos de nieve en el campus’ , South Park satirizó la idea de que todo el mundo debe estar libre de juicio. El episodio culminó con un discurso de otro nuevo personaje Reality (Parker) y su bigote giratorio dando conferencias a un grupo de celebridades acerca de su deseo de emparedarse a sí mismos de la crítica.

NOTICIA: Las religiones no tienen por escapar a las burlas: Salman Rushdie

¿Qué pasa con ustedes? , Reality pide un beneficio para la Desvergonzada América . ¿Estás triste que la gente sea mala? Bueno, lo siento, el mundo no es un gran campus universitario de humanidades. Comemos demasiado, tomamos nuestras estropeadas vidas por sentado. Siéntete un poco mal por eso de vez en cuando. NO. Quieres poner toda tu porquería en Internet y que todas las personas digan ‘hurra’ por ti. Jódete. Todos son mierda , dice.

Tan brillante como ha sido esta temporada, me pregunto si podría ser así por el momento aunque no vaya a envejecer muy bien. (Véase, por ejemplo, a PCU, la comedia seminal de Jeremy Piven preocupada por el Ultimate Frisbee, los hackys, las feministas peludas y los chicos de fraternidades, uber-anglo protestantes blancos). Con joyas tan atadas a este momento en particular y los argumentos sobre los servicios (como Twitter y Yelp), que ni siquiera existían hace una década y controversias que parecieran efímeras, es posible que los espectadores podrán mirar hacia atrás y no asimilar todas las bromas algo de lo que no tenemos que preocuparnos con, por ejemplo, la época dorada de The Simpsons.

El programa solía ser un poco más general en sus críticas. Considera que la ahora omnipresente teoría del Gnomo sin pantalones sobre los negocios, que se explicó en la segunda temporada de la serie, se convirtió en un chiste estelar en el mundo de la políticos y el universo empresarial; si alguna vez has visto el chiste Paso Uno: [Algo Tonto], Paso Dos:???, Paso Tres: Ganancia/Victoria , puedes agradecerle a Parker y Stone.

NOTICIA: Trump trata de desentenderse de registro de musulmanes

La broma, que viene en un episodio en el que Starbucks reemplazará a las cafeterías locales, funciona por su universalidad, su desarraigo esencial; no estoy seguro de que una broma acerca de una versión canadiense de Donald Trump siendo sodomizado hasta la muerte tenga el mismo poder.

Sin embargo, el enfoque de cápsula del tiempo tiene sus encantos. Es algo que el programa ha utilizado con mayor frecuencia desde el 9/11, mezclar una marca única de escepticismo sobre las intervenciones estadounidenses en el extranjero y un disgusto para la hipocresía en el hogar en un brebaje que servirá como un fascinante documento histórico y útil para los historiadores mirando a la cultura estadounidense después de la caída de las Torres Gemelas.

Apenas dos meses después de los ataques terroristas, South Park emitió un episodio que era profundamente crítico en la participación de Estados Unidos en el Medio Oriente, más o menos refiriéndose a los ataques como un momento en el que los pollos vuelven a casa a dormir y al mismo tiempo burlándose de los que estaban incapacitados por el constante bombardeo de las noticias de las cadenas de televisión por cable.

NOTICIA: Starbucks, acusada de boicotear la Navidad

Aunque escépticos de la guerra contra el terrorismo, Parker y Stone también estaban en el frente de batalla de la guerra islámica contra la libertad de expresión, transmitiendo una serie de episodios que han arremetido contra aquellos que buscan sacrificar la libertad a cambio de la seguridad incluyendo a los ejecutivos de su propio canal.

El terrorismo, el calentamiento global, las cuestiones trans, los esfuerzos para prohibir a Uber, los esteroides en los deportes, la Cienciología, la gentrificación, la proliferación de las grandes tiendas a expensas de los pequeños negocios familiares, la cultura tonta de la indignación South Park a veces se siente como un mapa en las grandes y pequeñas luchas culturales de los últimos 14 años. No hay nada que se le parezca en la televisión.

mfh