El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John F. Kelly, se reunió con el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, y le aseguró que no habrá deportaciones masivas, y cuando regresen a indocumentados lo harán a sus países de origen, y no a México como se había informado.

En una declaración conjunta con Kelly el canciller Carlos Raúl Morales destacó un tema muy importante que desafortunadamente se ha interpretado de formas distintas: él (Kelly) nos ha expresado que no van a existir deportaciones masivas. Nos ha expresado que el interés del gobierno de los Estados Unidos es focalizarse en aquellos migrantes que tengan un récord criminal .

Según datos oficiales, de los 2 millones de guatemaltecos que viven en Estados Unidos, en su mayoría en California, Nueva York, Texas y Florida, unos 4,500 tienen antecedentes criminales.

Kelly indicó que respetarán los derechos humanos de los guatemaltecos que sean deportados.

A su vez, el mandatario centroamericano le informó al secretario de Seguridad Nacional que de 10 migrantes guatemaltecos 8.5 dejan el país por motivos económicos. Por eso se vuelve un imperativo crear condiciones económicas en Guatemala que les permitan quedarse en casa , dijo el canciller.

La reunión de Kelly con Morales fue privada y por órdenes del servicio secreto estadounidense ningún periodista pudo ingresar al Palacio Nacional.

En la declaración con el canciller, Kelly envió un mensaje a la población que planea migrar a su país. Los coyotes son unos mentirosos, no les importa la vida humana, son depredadores que lo único que les interesa es tomar su dinero. No les importa su vida , sostuvo.

La reunión con el mandatario guatemalteco se produjo un día después de que se anunciara una redefinición radical de las prioridades en la aplicación de las leyes migratorias estadounidenses.

El 95% de los guatemaltecos residentes en Estados Unidos envía remesas que ascienden a unos 7.273 millones de dólares anuales.

Reacciones internas

Hay un asunto interesante, que en el poco tiempo que (Kelly) estará acá, el secretario hará una visita al centro de deportados en la Fuerza Aérea. Eso es una indicación, junto con las órdenes ejecutivas que está firmando, de que viene a controlar la capacidad que tiene el Estado posiblemente de recibir una oleada grande de deportados , señaló Pedro Solares, abogado experto en migración al periódico chapín Prensa Libre.

El diputado Paul Briere calificó de preocupante que se abra más el espectro en cuanto a los migrantes indocumentados que serán perseguidos, cuando antes sería sólo a quienes tuvieran un pasado criminal. Briere criticó el hecho de que se persiga a quienes puedan suponer un riesgo para la seguridad a juicio de un agente de inmigración.