Damasco.- El régimen de Bashar al Asad afirmó que reconquistó un barrio de Alepo, ciudad estratégica en el conflicto en Siria, calificado el martes por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, como una "calamidad regional con ramificaciones globales".

Ban, que hablaba en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, reclamó una acción del Consejo de Seguridad para poner fin a la violencia que dejó más de 29,000 muertos en 18 meses, según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

"Es una amenaza grave y creciente para la paz y la seguridad internacional que reclama la atención del Consejo de Seguridad", subrayó, llamando a "apoyar de manera sólida y concreta los esfuerzos" del enviado a Siria de la ONU y la Liga Arabe, Lajdar Brahimi.

El caso sirio está bloqueado en el Consejo de Seguridad debido a la oposición de China y de Rusia, fieles aliados del régimen sirio, a aplicar sanciones contra Damasco. Estos países bloquearon resoluciones en ese sentido en tres ocasiones.

"Debemos detener la violencia y el flujo de armas hacia ambos bandos y poner en marcha tan pronto como sea posible una transición liderada por sirios", continuó Ban.

El presidente estadounidense, Barack Obama, afirmó por su parte que el régimen de Asad "debe finalizar" para que "se detenga el sufrimiento del pueblo sirio", y pidió sanciones si continúa la represión.

El mediador de la ONU y la Liga Arabe, que regresó de Siria, estimó el lunes frente al Consejo de Seguridad que no había "expectativas de avanzar hoy o mañana" hacia una solución al conflicto.

TROPAS RECONQUISTAN ALEPO

La Asamblea General se reúne mientras los combates y bombardeos causan estragos en una gran parte del país, en particular en Alepo, la segunda mayor ciudad, crucial para los rebeldes como para las tropas fieles al régimen.

El régimen afirmó el martes que reconquistó el gran barrio de Arkub en el este de Alepo. Una fuente militar declaró a un corresponsal de la AFP en el lugar que "las operaciones militares terminaron en Arkub".

Según el OSDH, una organización con sede en Gran Bretaña que recaba información utilizando una red de militantes en el terreno, se informó de que los combates continuaban en la zona. El corresponsal de la AFP escuchó disparos esporádicos desde ese barrio.

Por otra parte, en Damasco, en la ruta que lleva al aeropuerto se escucharon potentes explosiones que afectaron una administración militar, provocando heridos, informó el OSDH.

En la provincia de Deraa (sur), al menos seis soldados murieron en la explosión de bombas y en combates alrededor de una autopista.

En Jisr al Shughur, en la provincia de Idleb (noroeste), y en Homs (centro) estallaron violentos combates. Once personas murieron por los bombardeos del ejército en Deir Ezzor (este) mientras que en Banias (oeste) las fuerzas de seguridad incendiaron viviendas y detuvieron a 14 personas.

Un dirigente rebelde, el coronel Kasem Saadedin, portavoz oficial del Ejército Sirio Libre (ESL) en el interior del país y el jefe militar rebelde de la región de Homs (centro), resultó ileso después de una tentativa de asesinato por las fuerzas del régimen de Bashar al Asad, afirmó a la AFP un responsable del ESL.

En total, el martes murieron 93 personas, de las cuales 51 civiles, en todo el país, según un balance provisorio del OSDH. Estas informaciones son imposibles de verificar por la AFP con una fuente independiente por las restricciones impuestas por el régimen.

Una organización internacional de defensa de los niños advirtió que numerosos menores sirios, testigos de asesinatos, torturas u otras atrocidades, estaban "traumatizados" por el conflicto.

La ONG "Save the children", con sede en Reino Unido, publicó "testimonios conmovedores" obtenidos en campos de refugiados en las fronteras de Siria, mostrando que "ha habido niños objetivos de ataques brutales, que han visto morir sus padres, hermanos, hermanas u otros niños, y han sido testigos o incluso víctimas de torturas".

Desde que comenzó la revuelta contra el régimen, que se militarizó con el paso del tiempo, unos 2,000 niños han sido víctimas de violencia, según el OSDH.

El lunes, al menos 12 niños figuraban entre un total de 116 víctimas fatales de la violencia en Siria.

APR