La oficina del FBI encargada de la disciplina de los empleados recomendó despedir al ex subdirector del buró porque autorizó la revelación de información confidencial a la prensa y engañó a investigadores cuando se le preguntó al respecto.

La decisión final sobre el despido de McCabe recae sobre el fiscal general Jeff Sessions, quien está evaluando la recomendación de la oficina del FBI.

La recomendación de la Oficina de Responsabilidad Profesional del FBI es probable que agregue combustible al fuego político que rodea al McCabe, quien abruptamente anunció su deseo de jubilarse en enero después de haber recibido durante meses duros ataques de Trump, pero técnicamente se mantuvo como un empleado del FBI.

McCabe decidió tomar dos meses de vacaciones hasta poder retirarse oficialmente este 18 de marzo, cuando cumple con todos los requisitos del gobierno para poder recibir los beneficios completos de su jubilación. Si es despedido primero, podría perder dichos beneficios.

En concreto, McCabe permitió en el 2016 a un grupo de funcionarios del FBI que hablara con un grupo de periodistas sobre una investigación acerca de posibles irregularidades en las donaciones que recibió la Fundación Clinton.

La vocera del Departamento de Justicia dijo que “no existe ningún tipo de anuncio de personal por el momento”.