Autoridades brasileñas alertaron este jueves sobre la falta crítica de medicinas para intubación en centros de salud públicos del estado de Sao Paulo y expresaron preocupación ante el riesgo de colapso en medio de la segunda ola de la pandemia.

Un informe del Consejo de Secretarios Municipales de Salud del Estado de São Paulo (Cosems-SP) revela que 68% de los centros de la red municipal no tienen neurobloqueadores -necesarios para relajar la musculatura durante el proceso de intubación-, y 61% acabaron con sus reservas de sedantes.

"El análisis de los datos del 13 de abril, en comparación con el 5 de abril, muestra el agravamiento de la situación de las reservas de los medicamentos para intubación", relata el informe.

"Estamos desde hace 40 días enviando cartas al Ministerio de la Salud con esta alerta y pidiendo ayuda. (...) Son medicamentos importantes para sedar a los pacientes" que tienen que enfrentar una intubación, dijo este jueves el secretario de salud de São Paulo, Jean Gorinchteyn, en entrevista con GNews.

Gorinchteyn informó que un nuevo cargamento de medicinas debe llegar este jueves, sin embargo hizo hincapié en que es crucial agilizar el suministro de medicinas debido a la demanda generada por el alto número de casos de Covid-19, y responsabilizó al Ministerio de la Salud de imposibilitar la compra de insumos directamente de los fabricantes.

Brasil lleva meses registrando un incremento de contagios y muertes por Covid-19.

São Paulo, el estado más poblado (45.9 millones), contabiliza un promedio móvil de 15,000 casos y 773 muertes por día, según el Ministerio de la Salud.

El estado acumula 2.6 millones de casos y 85,475 óbitos, con una tasa de 186 muertes por cada 100,000 habitantes, superior al promedio nacional de 172 muertes por cada 100,000 habitantes.

A la fecha, 86.4% de los cupos de las unidades de cuidados intensivos están ocupados, y algunos hospitales anunciaron la reducción de camas ante la falta de insumos.

En Rio de Janeiro y Minas Gerais, estados igualmente muy afectados por la segunda ola de la pandemia en Brasil, también surgieron reportes de falta de medicamentos para intubación.

Medios locales reportaron el miércoles que en un hospital de Rio de Janeiro fue necesario amarrar a algunos pacientes que, aún intubados, despertaron ante la falta de sedantes.

Brasil, con 212 millones de habitantes, superó este miércoles los 360,000 fallecidos por coronavirus y continúa siendo el segundo país con mayor número absoluto de muertes, detrás de Estados Unidos (564,400).