Ciudad de México. Los guatemaltecos acudirán este domingo para elegir al nuevo presidente y Congreso, por lo que están llamados a las urnas poco más de 8 millones de personas.

“La papeleta para elección de presidente y vicepresidente es similar a una tarjeta del juego de lotería, ya que cuenta con 19 binomios”, comenta la investigadora del Centro de Investigación Estudios sobre América Latina y el Caribe de la UNAM, Eva Leticia Orduña.

Expone que existe un desencanto de los guatemaltecos por acudir a las urnas y ello se debe a la desconfianza que existe en el manejo transparente de las instituciones encargadas del proceso electoral y el poco arraigo de los candidatos y candidatas a la Presidencia.

De acuerdo con una encuesta reciente de Gallup, Sandra Torres, del partido Unidad Nacional de la Esperanza, de perfil socialdemócrata, cuenta con 21% de las preferencias electorales; seguida de Alejandro Giammattei, del partido conservador Vamos, con 12%; y Roberto Arzú, por el partido de derecha Avanzada Nacional, con 9 por ciento.

De acuerdo con el profesor de la Facultad de Estudios Globales de la Universidad Anáhuac, Juan Arellanes, Sandra Torres busca la silla presidencial desde el 2011, y para ello se divorció del expresidente Álvaro Colom (2008-2012), para cumplir con la ley que no permitía a familiares directos del presidente en turno buscar la Presidencia; su candidatura fue inhabilitada por el Poder Judicial.

De acuerdo con Orduña, el legado que deja el mandatario Jimmy Morales es muy desolador, pues deja una economía estancada, el empleo informal que ronda en 70% y 23.4% en pobreza extrema.