Luego de que el Kremlin enviara tropas militares a la zona de Crimea, debido al conflicto que se desató en Ucrania, la firma geopolítica estadounidense Stratfor indicó que Rusia pretende hacer una demostración de su poderío militar al mundo.

El miércoles, el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó ejercicios militares para demostrar que el Ejército está preparado para cruzar los distritos militares de Rusia. Alrededor de 150,000 tropas, 90 aviones, 880 tanques, 1,200 piezas de armamento militar y más de 120 helicópteros han participado en estos ejercicios.

Según Stratfor, la implementación de estos ejercicios de rutina no sería tan preocupante si no hubiera existido una invasión militar previamente.

Rusia ya cuenta con personal militar instalado en Crimea, donde su flota está atracada en el Mar Negro. Los soldados han estado en alerta máxima en las últimas semanas, debido a la agitación política del norte.

Una de las medidas que Rusia pretende implementar es la repartición de documentos de ciudadanía y pasaportes rusos en Crimea.

Por supuesto, ninguna de estas señales indica la inminente invasión de Ucrania ni la ocupación militar de Crimea, lo que sí quiere decir es que Rusia está dispuesta a actuar militarmente si Moscú lo cree necesario, asegura la firma estadounidense.

De acuerdo con Stratfor, la postura militar rusa continuó el miércoles cuando el ministro de defensa ruso, Sergei Shoigu, anunció que Rusia consideraría la ampliación de su presencia militar más allá de su frontera. El ministro explicó que las bases militares en los antiguos estados soviéticos de Belarús, Kirguistán y Tayikistán serían mejoradas y ampliadas, ya que Rusia necesita aeródromos en otros lugares, según lo cita Stratfor.

La ex Unión Soviética exhibe sus fuerzas militares en todo el mundo, pero los costos de mantenimiento y uso de la bases son excesivamente elevados, por lo que cumplir un plan tan ambicioso parece poco probable, afirma Stratfor.

Sin embargo, anunciar un plan militar tan grande tiene dos propósitos: se confirma que Rusia es un jugador militar global y que podría comenzar a involucrarse en regiones distintas a las suyas, pues según Stratfor quiere proyectar su poder más allá de sus fronteras.

[email protected]