Moscú. Los diputados rusos votaron un texto que prohíbe a los militares utilizar sus celulares con geolocalización en misión o compartir información sobre sus operaciones, luego de que aparecieran publicaciones en las redes sociales que permitieron identificar su presencia en diferentes conflictos.

Según esta enmienda a la ley sobre el estatuto de los militares, adoptada en segunda lectura por la Cámara Baja del Parlamento, los militares rusos “no tienen el derecho de publicar en Internet información sobre su pertenencia a las fuerzas armadas rusas y sobre su eventual misión”.

Este texto precisa que los militares “tampoco tienen derecho a comunicar esas informaciones a la prensa”, y que la prohibición se extiende a las “informaciones sobre sus colegas, miembros de familia y padres”.

Además, los militares ya no tendrán el derecho de llevar “durante el ejercicio de sus funciones” aparatos electrónicos “que permitan, por intermedio de Internet, difundir datos de fotos y su geolocalización”.

El texto “apunta a garantizar la seguridad del personal militar y su protección contra actos de los servicios especiales de otros países, así como de organizaciones terroristas o extremistas”, precisa la página Internet de la Duma, cámara baja rusa.

Los diputados aún deben adoptar el texto en tercera lectura y luego debe ser refrendado por el Senado, lo que generalmente es una formalidad, antes de ser promulgado por el presidente ruso Vladimir Putin.

Las fuerzas armadas rusas fueron víctimas regularmente en los últimos años del interés de sus miembros por las redes sociales. Por ejemplo, un militar ruso había publicado en Instagram en el 2014, en pleno conflicto en el este de Ucrania, dos fotos geolocalizadas en ese país, en donde las fuerzas rusas no intervinieron oficialmente.

A fines del 2017, el Ministerio de Defensa comenzó a distribuir entre sus oficiales superiores teléfonos celulares con un alto nivel de protección.