Mitt Romney ganó las primarias republicanas presidenciales de ayer en Illinois, una victoria que amplió su ventaja sobre su principal rival por la nominación y es probable que proporcione a su campaña una significativa infusión de energía.

A pesar de la victoria de Romney, es poco probable que la matemática de la carrera por la nominación sea sacudida. Illinois es un premio importante para Romney, quien se hará de la mayoría de los 54 delegados en el estado, pero su victoria no le cierra la puerta a Rick Santorum, quien también ganará una parte de estos delegados y ha prometido permanecer en la carrera pase lo que pase.

Ayer, los asesores de Santorum trataron de argumentar que no está tan rezagado en su conteo de delegados de la Convención Nacional como los informes de los medios hacen que parezca y que se recuperará con la ayuda de sus seguidores apasionados y una organización nacional de reciente creación.

Pero los críticos afirmaron que los asesores no hicieron más que describir el mejor de los escenarios para el exsenador de Pennsyl­vania, quien enfrenta una lucha cuesta arriba mientras se esfuerza por compensar su déficit.

El concurso se traslada ahora a Louisiana, donde Santorum espera lograr un resurgimiento con la ayuda de los votantes cristianos evangélicos allí y luego a Wisconsin, Maryland y al distrito de Columbia. El miércoles, Romney tiene previsto celebrar una reunión en el ayuntamiento de Arbutus.

Pese al cada vez más mordaz tono de la carrera, las encuestas de salida mostraron que los votantes republicanos en Illinois no estaban ansiosos por el final de ésta. Alrededor de dos tercios de los votantes respondieron ayer que querían ver a su candidato prevalecer, incluso si esto significaba que la carrera durara meses.

Horas antes, los asesores de Santorum arremetieron de nueva cuenta contra los escépticos que creen que Romney está acumulando una ventaja insuperable. Mientras que el conteo de delegados de la Associated Press (AP), en el cual muchas organizaciones noticiosas se basan, mostró a Santorum 268 delegados detrás de Romney antes del concurso de Illinois, los asesores de Santorum argumentaron en una conferencia telefónica que la carrera es mucho más cerrada.

Un portavoz de la campaña de Santorum, Hogan Gidley, afirmó que creen que los conteos de delegados de la AP y otros medios de comunicación están fuera de lugar, porque están trabajando con un montón de presunciones y la adición de una gran cantidad de delegados que no se han adjudicado de forma regular .

Su análisis se basó en la fuerza que demostró su campaña en los estados que llevan a cabo caucus, donde las proyecciones sobre el ganador se basan en un sondeo de opinión simbólico, pero los delegados reales se otorgan a través de un proceso complejo, que premia a una organización fuerte.