Washington.- América Latina no figuró en el radar de las prioridades de las campañas presidenciales, pero un triunfo del republicano Mitt Romney sobre el presidente Barack Obama podría darle mayor énfasis al tema de la integración comercial, coinciden expertos.

En el tercer y último debate con Obama el mes pasado, así como en recientes actos proselitistas en los estados clave de Florida y Virginia, Romney reiteró que busca expandir mercados en la región donde Estados Unidos tiene ventajas naturales sobre el idioma y la zona de tiempo.

La economía latinoaméricana es casi tan grande como la de China. Por lo tanto, quiero abrir más el comercio , anotó el candidato republicano en Virginia, quien al mismo tiempo criticó a China por incumplir normas comerciales.

El presidente Obama logró este año la puesta en vigor del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia, pese a presiones de grupos sindicales por preocupaciones sobre derechos laborales y ante el beneplácito de la Cámara de Comercio de Estados Unidos que cabildeó por esa medida.

Romney puede profundizar un poco más la política comercial, la política económica, el comercio con América Latina porque es más probable que tome unas iniciativas , indicó a Notimex el presidente de la organización de análisis Diálogo Interamericano, Peter Hakim.

En cuanto a las relaciones de Estados Unidos con la región, Hakim señaló que en su primer mandato, Obama ha tomado pasos cautelosos para cambiar la relación con Cuba, como por ejemplo con relación a los viajes, y que en el segundo periodo, en caso de ser reelegido, podría ampliar esos avances.

Sobre la política migratoria, sostuvo que es más posible bajo un segundo mandato de Obama, aunque no necesariamente se logre algo integral, pero si en algunas áreas, a diferencia de Romney, que sin embargo ha moderado su posición, manifestó.

Con respecto a la política antidrogas, indicó que son necesarias medidas para reducir la ola de violencia, además es necesario escuchar más propuestas de Romney al respecto.

Creo que Romney (en caso de resultar electo) va a tener una conducta más agresiva, dura con los países como Venezuela, que ha tomado una posición de adversa hacia Estados Unidos , puntualizó el analista.

Estados Unidos sigue sin embajadores en Bolivia y Venezuela, países que tampoco tienen a sus embajadores en Washington, aunque con Ecuador recientemente reestableció la presencia de embajadores.

El analista del Instituto Cato, Carlos Hidalgo, sostuvo que la relación de Estados Unidos con América Latina se encuentra en una situación estable .

Señaló que tampoco va a variar en caso de que Romney llegara al poder, dado que existen grandes consensos en materia comercial, en materia política antidrogas, en materia migratoria, en políticas del trato hacia Cuba, en políticas en como manejar a populistas como (el presidente venezolano) Hugo Chávez .

Por lo tanto, no deberíamos esperar mayores cambios sin importar quién gane las elecciones el martes 6 de noviembre, apuntó Hidalgo, quien indicó que Obama criticó en el pasado a George W. Bush por haber ignorado a América Latina, pero que ahora enfrenta las mismas críticas por parte de Romney.

Sin embargo, la realidad es que hay un consenso dentro del Departamento de Estado y en la comunidad de política exterior de Estados Unidos la mejor manera de lidiar con líderes populistas de América Latina es ignorándolos , anotó.

Si Estados Unidos los confronta política o diplomáticamente, eso más bien los fortalece, puesto que un pilar fundamental del populismo socialista latinoamericano es su sentimiento antiestadunidense, ellos buscan la confrontación con Estados Unidos, se nutren de esta confrontación , recalcó.

Agregó que el hecho que no se mencionara la lucha antidrogas en la región ni sus costos en los debates ni en las campañas electorales, a pesar de ser el patio trasero de Estados Unidos , demuestra que las diferencias entre ambos candidatos sobre qué hacer sobre esta situación son nulas .

LGL