Londres. EL RÍO Támesis se desbordó tras alcanzar su mayor nivel en años, inundando poblaciones río arriba de Londres.

Los residentes y soldados británicos apilaron sacos de arena con el fin de proteger propiedades de las más recientes inundaciones que sufre Gran Bretaña. Sin embargo, la crecida superó ayer sus defensas, inundando incluso el centro de la población de Datchet.

La oficina del medio ambiente emitió 14 advertencias de inundaciones graves -con posible peligro de vidas a lo largo del Támesis, al este de Windsor, a unos ?32 kilómetros de Londres.

Su director general, Paul Leinster, manifestó que un tiempo extremo seguirá amenazando esta semana varias poblaciones . Comentó que para hoy se esperaba un aumento de la crecida del Támesis.

No hubo alertas de inundaciones en los tramos del río a su paso por Londres, una zona protegida por la Barrera del Támesis, una serie de gigantescas compuertas de metal que pueden ser cerradas para proteger la ciudad de las inundaciones.

Inglaterra ha tenido su enero más lluvioso desde 1766. La costa meridional ha sido castigada repetidamente por tormentas y amplias zonas de Somerset ?Levels, en el sudoeste, llevan más de un mes bajo el agua.

El desastre ha causado una tormenta política. Muchos residentes han criticado al gobierno del primer ministro David Cameron por no haber dragado el río y adoptado otras medidas para prevenir inundaciones.

Tanto Cameron como el viceprimer ministro Nick Clegg visitaron ayer las zonas inundadas, mientras el gobierno intenta solucionar la crisis de la crecida.

Cameron negó que el gobierno haya respondido con lentitud.

Hemos manejado la situación desde el momento que comenzó. Donde fue necesario dinero, aportamos ese dinero. Donde fue necesaria la presencia militar, me aseguré de que los militares fueran emplazados , aseguró.

" La AE se rige por reglas fijadas por el gobierno", recordó, antes de agregar que "gran parte del problema" era la financiación.

Las compañías de seguros deben hacer frente por el momento a 500 millones de libras (600 millones de euros, 800 millones de dólares) de reembolsos por las consecuencias del mal tiempo desde las fiestas de fin de año, según la consultoría Deloitte.

El primer ministro británico David Cameron anunció que iba a desbloquear 130 millones de libras (155 millones de euros, 210 millones de dólares).

Inundaciones G Bretaña

mac