El gobierno de Obama indicó ayer que sólo 4% de las armas químicas más peligrosas de Siria había sido sacado del país, y acusó al presidente Bashar al-Assad de retrasar el cumplimiento del acuerdo internacional para eliminar su arsenal.

Los funcionarios encargados de supervisar la destrucción del armamento se reunieron en La Haya para revisar lo que los diplomáticos describieron como grandes retrasos y obstrucciones por parte del gobierno sirio a medida que el proyecto de erradicación se intensificó este mes.

El esfuerzo para eliminar los agentes químicos y precursores de Siria ha languidecido y llegado a un grave estancamiento , expuso Robert Mikulak, representante de EU ante la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas.

Mikulak rechazó la explicación de Siria acerca de que la demora es el resultado de problemas de seguridad en las zonas por las que se transportan los químicos. Siria ha exigido equipo adicional para proteger los envíos de los ataques de los rebeldes.

La Casa Blanca manifestó que Al-Assad debe acelerar los envíos de armas químicas desde el interior del país a la ciudad portuaria de Latakia.

Es responsabilidad del régimen de Al-Assad transportar esos productos químicos para facilitar su extracción. Nosotros esperamos que ellos puedan cumplir con su obligación de hacerlo , indicó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

El retraso sirio ocurrió al tiempo que el esfuerzo de las Naciones Unidas para convocar a conversaciones de paz entre el gobierno de Al-Assad y sus opositores políticos también se topó con varios obstáculos.