Beirut.- Los rebeldes sirios han cometido crímenes de guerra, entre ellos la tortura y el asesinato de detenidos, dijo el lunes Human Rights Watch, que realizó un llamado a los países que apoyan a los combatientes que luchan contra el Gobierno de Bashar al-Assad a presionar para que respeten los derechos humanos.

El organismo con sede en Nueva York dijo que ha documentado más de 12 casos en los que los combatientes rebeldes han matado a sus adversarios capturados, mientras que al menos seis detenidos entrevistados por Human Rights Watch dijeron que fueron torturados y maltratados.

"Una y otra vez la oposición de Siria nos ha dicho que está luchando contra el Gobierno por sus aberrantes violaciones de derechos humanos", dijo el subdirector de HRW para Oriente Medio, Nadim Houry.

"Ahora es el momento de que la oposición demuestre en realidad qué significa lo que dice", agregó.

Grupos de derechos humanos han acusado a las fuerzas de Assad de llevar a cabo masacres, ejecuciones sumarias y actos generalizados de tortura a los detenidos desde que estalló la insurrección en Siria hace 18 meses.

Sin embargo, imágenes de video difundidas la semana pasada donde se muestra a combatientes rebeldes arrojando desde un edificio los cuerpos de 20 soldados con las manos atadas a la espalda indica la brutalidad que también existe en las filas rebeldes.

HRW destacó el asesinato ampliamente informado de cuatro hombres leales a Assad en la ciudad norteña de Aleppo el 31 de julio, el mismo día en que fueron capturados.

Otras cuatro personas fueron ejecutadas hace tres meses cuando los combatientes rebeldes atacaron una estación de policía en la ciudad de Haffa, en la provincia mediterránea de Latakia.

HRW dijo que seis de las 12 personas que entrevistamos en los centros de detención dirigidos por la oposición dijeron que sus captores "los habían torturado y maltratado, particularmente golpeándolos en las plantas de los pies".

El grupo dijo que presentó sus conclusiones al Consejo del Ejército rebelde en Aleppo, el cual respondió que estaba comprometido con los derechos humanos y que analizará las condiciones de detención y las práctica de cualquier violación a los derechos humanos.

"Las declaraciones de los grupos opositores diciendo que quieren respetar los derechos humanos son importantes, pero la prueba real es cómo se comportan las fuerzas opositoras", dijo Houry. "Los que ayudan a la oposición siria tienen una responsabilidad particular en condenar los abusos", agregó.

mac