FRESNO, California.- Mientras los oficiales de Policía se apresuran a atender una reciente llamada al 911 sobre un hombre amenazando a su ex novia, un operador de la Policía en la jefatura consulta un software que le entrega el potencial violento del sospechoso de la misma forma en que un banco puede ejecutar un informe de crédito.

El software policiaco analizó miles de millones de puntos de data, incluidos informes de arresto, registros de propiedad, bases de datos comerciales, búsquedas en la deep web y mensajes en las redes sociales del atacante. Se calculó su nivel de amenaza como el más alto de tres puntuaciones de un código de colores: una advertencia de color rojo brillante.

NOTICIA: Amenazas cibernéticas: del mundo digital al físico

El hombre tenía una condena por arma de fuego y asociaciones con pandillas, así que, por precaución, la Policía llamó a un negociador. El sospechoso se rindió, y la Policía dijo que la inteligencia ayudó a tomar la decisión correcta -resultó que el hombre tenía una pistola.

Actualmente se ha llevado a cabo un debate nacional sobre la vigilancia masiva de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por su sigla en inglés), pero una nueva generación de tecnologías como el software Beware, que se utiliza en Fresno, ha dado a los agentes del orden locales un poder sin precedentes para hurgar en la vida de los ciudadanos.

Funcionarios de la Policía dicen que tales herramientas proporcionan información crítica que puede ayudar a descubrir terroristas o frustrar tiroteos en masa, garantizando la seguridad de los funcionarios y los ciudadanos, encontrando sospechosos y resolviendo casos abiertos. Ellos insisten en que los ataques del año pasado en París y San Bernardino, California, sólo han puesto de relieve la necesidad de tales medidas.

Pero los sistemas de gran alcance también se han convertido en puntos de repudio de los libertarios y activistas civiles, que dicen que representan una intrusión preocupante a la privacidad, se han desplegado con poca supervisión pública y tienen potencial para el abuso o el error. Algunos dicen que se necesitan leyes para proteger a los ciudadanos.

En muchos casos, las personas no han sido conscientes de que la Policía a su alrededor está barriendo información, y que ello ha generado controversia. Aviones equipados con cámaras filmaron las protestas y disturbios en Baltimore, Maryland, y Ferguson, Missouri. Durante años, docenas de departamentos han utilizado dispositivos de seguridad que pueden recabar todos los datos de un teléfono móvil en un lugar sin órdenes de cateo. Las autoridades de Oregon se enfrentan a una investigación federal después de usar un software de monitoreo de medios sociales para vigilar hashtags como #BlackLivesMatter.

NOTICIA: Cómo las redes sociales minimizaron el terror en París

Esto es algo que se ha estado construyendo desde el 11 de septiembre , dijo Jennifer Lynch, abogada senior de la Electronic Frontier Foundation. En primer lugar llegó la financiación a los militares para desarrollar esta tecnología, y ahora ha vuelto a la aplicación de la ley nacional. Es la tormenta perfecta de las tecnologías más baratas y más fáciles de usar y el dinero de los gobiernos estatal y federal para comprarlas .

Pocos departamentos discutirán cómo -o, a veces, si- están usando estas herramientas, pero la Policía de Fresno ofreció una inusual mirada al centro neurálgico de vanguardia con un costo de 600,000 dólares, aun mientras se lleva a cabo un acalorado debate en la ciudad sobre los estragos de esta tecnología.

Un arsenal de herramientas de alta tecnología

El Real Time Crime Center de Fresno es el tipo de instalación que se ha convertido en el modelo para la vigilancia de alta tecnología a escala nacional. Centros similares se han abierto en Nueva York, Houston y Seattle en la última década.

La sala de control futurista de Fresno, que funciona durante todo el día, se encuentra instalada en las profundidades de su sede y reúne un puñado de tecnologías que permiten al departamento ver, analizar y responder a los incidentes que se desarrollan en esta ciudad de más de 500,000 habitantes en el Valle de San Joaquín.

NOTICIA: EU investiga en redes sociales a candidatos a visas

En una reciente tarde de lunes, el centro era un hervidero de actividad. La radio de la Policía crujió por los altavoces - Sujetos armados con varilla de acero - mientras cinco operadores se sentaron detrás de los bancos de pantallas para marcar una gran cantidad de información y ayudar a las unidades que responden a las más de 1,200 llamadas al 911 que el departamento recibe todos los días.

En 57 monitores que cubren las paredes del centro, los operadores hacen zoom y panean un conjunto de aproximadamente 200 cámaras de la Policía encaramadas en toda la ciudad. Podrían marcar hasta 800 fuentes de información más de las escuelas y las cámaras de tráfico, y pronto esperan añadir 400 puntos de alimentación, con las cámaras usadas en los cuerpos de oficiales y de miles de empresas locales que cuentan con sistemas de vigilancia.

Las cámaras son sólo una herramienta. Los oficiales podrían acceder a una base de datos privada que ha grabado más de 2,000 millones de exploraciones de placas de autos y lugares en todo el país. Si hay disparos, un sistema llamado ShotSpotter podía triangular la ubicación utilizando micrófonos colgados alrededor de la ciudad. Otro programa, llamado Media Sonar, se arrastra por las redes sociales en busca de actividad ilícita. La Policía lo usa para monitorear individuos, amenazas a escuelas y hashtags relacionados con pandillas.

La Policía de Fresno dice que tener la posibilidad de acceder a toda esa información en tiempo real es crucial para resolver crímenes. Recientemente utilizaron las cámaras para el seguimiento de un sospechoso de robo mientras huía de un negocio y luego saltó a un canal para ocultarse. Fue detenido rápidamente.

La base de datos de las matrículas fue fundamental en la resolución de un caso de asesinato en septiembre, en el que la Policía tuvo una descripción del vehículo del sospechoso y tres números de la matrícula. Pero tal vez la tecnología más polémica y reveladora es el software de puntuación de amenaza Beware. Fresno es uno de los primeros departamentos de la nación en probar el programa.

Mientras los oficiales responden a los llamados, Beware corre automáticamente la dirección. La búsqueda entrega los nombres de los residentes y los escanea contra una serie de datos disponibles públicamente para generar un nivel de amenaza con código de color para cada persona o dirección: verde, amarillo o rojo.

Exactamente cómo Beware calcula las puntuaciones de amenaza es algo que su creador, Intrado, considera un secreto comercial, por lo que no está claro cuánto peso se le da a un delito menor, delito grave o un comentario amenazante en Facebook. Sin embargo, el programa ubica puntos conflictivos y proporciona un informe al usuario.

En los materiales de promoción, Intrado escribe que Beware podría revelar que el residente de un domicilio particular es un veterano de guerra que sufre de trastorno de estrés postraumático, con condenas penales por asalto y que ha publicado mensajes preocupantes sobre sus experiencias de batalla en los medios sociales. El big data que ha transformado el marketing y otras industrias ha llegado ahora a la Policía.

El jefe de Policía de Fesno, Jerry Dyer, dijo que los oficiales a menudo trabajan con información escasa o incluso inexacta cuando responden a las llamadas, así que Beware y el Real Time Crime Center les dan una idea de lo que puede estar detrás de la puerta de al lado.

Se espera que nuestros oficiales conozcan lo desconocido y vean lo invisible , dijo Dyer. Ellos están tomando decisiones en fracciones de segundo basados en hechos limitados. Cuanto más se pueda ofrecer en términos de inteligencia y de video, más segura puede ser la respuesta a la llamada .

Pero algunos en Fresno dicen que el poder y la gran concentración de vigilancia en el Real Time Crime Center es preocupante. Las reflexiones sobre el tema se han planteado en otros lugares -el año pasado, funcionarios de la ciudad de Oakland redujeron sus planes para un centro de este tipo después de que los residentes protestaron, alegando motivos de privacidad.

Rob Nabarro, abogado de derechos civiles de Fresno, dijo que le preocupa especialmente Beware. Él dijo que las decisiones de outsourcing sobre la amenaza que representa una persona para el software es un problema a punto de ocurrir.

NOTICIA: Escoger al enemigo , la política de TI en la era del espionaje

Nabarro dijo que el hecho de que sólo Intrado ni la Policía ni los ciudadanos sepa cómo Beware realiza sus puntajes es desconcertante. También le preocupa que el sistema podría aumentar erróneamente el nivel de amenaza de alguien al interpretar erróneamente la actividad inocua en medios sociales, como criticar a la Policía, y desencadenar una respuesta más estricta por parte de los oficiales.

Es una técnica muy bruta, poco refinada , dijo Nabarro sobre Beware y sus códigos de colores. Una llamada de la Policía es algo que puede ser muy peligroso para un ciudadano .

Dyer dijo que tales preocupaciones son exageradas, argumentando que los puntajes no desencadenan una respuesta de la Policía en particular. Él dijo que los operadores lo utilizan como guías para profundizar en los antecedentes de una persona. Dijo que los oficiales en la calle nunca ven los resultados. Aun así, Nabarro no es el único preocupado.

El Ayuntamiento de Fresno llamó a una audiencia sobre Beware en noviembre pasado, después de que los electores expresaron su preocupación. Un miembro del Consejo hizo referencia a un informe de la prensa local diciendo que el nivel de amenaza de una mujer fue elevado porque estaba tuiteando acerca de un juego de cartas llamado Rage, que podría ser una palabra clave en la evaluación de los medios sociales de Beware.

El concejal Clinton J. Olivier, un republicano con inclinaciones liberales, dijo que Beware era como algo salido de una novela de ciencia ficción distópica e hizo a Dyer una simple pregunta: ¿Podría usted obtener mi nivel de amenaza ahora .

Dyer estuvo de acuerdo. El escaneo de Olivier resultó verde, pero su casa dio resultado amarillo, posiblemente a causa de alguien que anteriormente vivió en su dirección, dijo un funcionario policial.

A pesar de que yo no soy ese tipo de amarillo, sus funcionarios van a tratar a todo aquel que salga de mi casa en calzoncillos como el ‘tipo de amarillo’ , dijo Olivier. Eso no puede ser justo . Y agregó después: [Beware] ha fallado aquí con un miembro del Consejo como ejemplo.

Debates similares sobre la vigilancia de la Policía se han estado realizando por todo Estados Unidos, ya que las nuevas tecnologías han proliferado y su uso en el orden público se ha disparado.

El número de los departamentos locales de Policía que emplean algún tipo de vigilancia tecnológica aumentó de 20% en 1997 a más de 90% en el 2013, según la información más reciente de la Oficina de Estadísticas de Justicia.

Las formas más comunes de vigilancia son cámaras y lectores automáticos de matrículas, pero el uso de los escáneres biométricos de mano, el software de monitoreo de medios sociales, los dispositivos que recopilan datos de teléfonos celulares y los drones va en aumento.

La vigilancia crea grandes cantidades de datos, que se recopilan cada vez con más regularidad en las bases de datos locales, regionales y nacionales. El más grande de estos proyectos es el proyecto identificado como Next Generation Identification, del FBI, que está creando un tesoro de huellas digitales, escaneos de iris, datos de software de reconocimiento facial y de otras fuentes que ayudarán a los departamentos locales en la identificación de sospechosos.

Pero esos beneficios a veces han llegado con un costo para la privacidad. La aplicación de la ley ha utilizado accesos de telefonía móviles simulados durante años sin obtener el consentimiento explícito de un juez. Pero tras las críticas por la American Civil Liberties Union (ACLU, por su sigla en inglés) y otros grupos, el Departamento de Justicia anunció en septiembre pasado que exigirá a todas las agencias federales obtener una orden de registro.

NOTICIA: Privacidad e Internet de las cosas, la tormenta perfecta

El hecho de que la discusión pública sobre las tecnologías de vigilancia se produzca después de que estén en uso es contrario a como debería ser, dijo Matt Cagle, abogado de la ACLU del Norte de California. Creemos que siempre que estas tecnologías de vigilancia estén sobre la mesa, es necesario que haya un debate significativo , dijo Cagle. Es necesario que haya salvaguardas y supervisión .

Después de la audiencia contenciosa ante el Ayuntamiento de Fresno sobre Beware, Dyer dijo que ahora quiere hacer cambios para hacer frente a las preocupaciones de los residentes. El jefe de la Policía dijo que está trabajando con Intrado para apagar el sistema de calificación por colores y el monitoreo de medios sociales de Beware.

Es un acto de equilibrio , dijo Dyer.

erp