PENSACOLA BEACH, Florida, EU. Cientos de personas, incluido el gobernador de Florida, unieron sus manos en una enorme cadena humana sobre una franja de playa manchada por petróleo, como parte de una manifestación internacional contra la perforación de pozos petroleros en alta mar.

Los organizadores de "Manos a lo ancho de la arena'' dijeron que se estaban realizando el sábado protestas semejantes en playas de todo Estados Unidos y en varios países del mundo.

La manifestación también buscaba demostrar apoyo al uso de alternativas limpias a los combustibles fósiles.

El gobernador Charlie Crist regresó a Pensacola Beach, donde caminó con el presidente Barack Obama sobre la arena blanca el 15 de junio. Eso ocurrió antes de la llegada la semana pasada de masas de crudo del pozo operado por BP en el Golfo de México cerca de la costa de Luisiana.

Los manifestantes compartían la playa con equipo pesado que está allí en caso de que llegue a la costa más petróleo.