El príncipe Guillermo, nieto de la reina Isabel II, llegó a las islas Malvinas para una misión de seis semanas, en medio de una tensión creciente entre el Reino Unido y Argentina por la soberanía del archipiélago austral, anunció el jueves el ministerio de Defensa británico.

La misión, que se enmarca en el trabajo del segundo en la línea sucesoria como piloto de búsqueda y rescate, fue calificada de "acto provocativo" por Argentina, que denunció también un intento del Reino Unido de "militarizar el conflicto" al acercarse el 30 aniversario de la breve pero violenta guerra que libraron ambos países por las islas en 1982.

"El Ministerio de Defensa puede confirmar que el teniente de aviación Wales (como se le conoce oficialmente en la Fuerza Aérea Real) ha llegado a la islas Falkland (denominación británica de las Malvinas) en un despliegue operativo de rutina", afirmó el comunicado.

La misión forma parte de su trabajo y de su progresión de carrera como piloto de búsqueda y rescate, trabajo que el príncipe, de 29 años, ha desempeñado desde finales de 2010 en Anglesey, en el norte de Gales.

Malvinas

DAR CLIC PARA VER IMAGEN

Aunque este jueves todavía no ha reaccionado, el gobierno de Cristina Kirchner emitió el martes un comunicado lamentando que "el heredero real arribe a suelo patrio con el uniforme de conquistador y no con la sabiduría del estadista que trabaja al servicio de la paz y el diálogo entre las naciones", lo que le valió al príncipe el apodo de "Guillermo el Conquistador".

La escalada verbal entre Londres y Buenos Aires por la soberanía de las Malvinas se acentuó desde diciembre tras decisión del Mercosur de prohibir el ingreso en sus puertos de buques con pabellón de este archipiélago, ocupadas por el Reino Unido desde 1833, en solidaridad con la reivindicación argentina.

El anuncio esta semana de que el Reino Unido enviará próximamente un moderno destructor a las Malvinas para reemplazar a la fragata que patrulla actualmente la zona no hizo nada para aliviar la tensión.

RDS