Ginebra. El jefe de Derechos Humanos de Naciones Unidas dijo que está consternado por los intentos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de intimidar o debilitar a periodistas y jueces. Además, se mostró preocupado por el impacto de su orden ejecutiva para vetar la entrada al país de ciudadanos de seis naciones de mayoría musulmana.

Zeid Ra’ad al-Hussein relató una letanía de preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en todo el mundo, incluyendo la escalofriante indiferencia de algunos líderes europeos hacia los migrantes, la represión a abogados y defensores de derechos en China y una nueva ley rusa que podría usarse arbitrariamente para atacar la libertad de impresión.

Me preocupa la manera en que la nueva administración (de Estados Unidos) trata los casos relativos a los derechos humanos , declaró Al Hussein durante una sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra.

Zeid se centró en el decreto de Trump que impide el ingreso a Estados Unidos de migrantes de seis países de mayoría musulmana durante 90 días.

Se necesita mejor liderazgo (...) para hacer frente a la ola de discriminación, antisemitismo y violencia contra las minorías étnicas y religiosas , aseguró.

Añadió que la satanización de grupos enteros como los mexicanos o los musulmanes y las afirmaciones falaces sobre el hecho de que los migrantes cometen más crímenes que los ciudadanos estadounidenses son nocivas y alimentan la xenofobia .