El resto de las reservas monetarias de Siria disminuye rápidamente mientras el levantamiento en contra del gobierno llega a su treceavo mes, de acuerdo con funcionarios de Inteligencia y analistas financieros, quienes describen un constante vaciamiento en la economía del país frente a las sanciones.

La hemorragia financiera ha obligado a las autoridades sirias a dejar de proporcionar educación, atención médica y otros servicios esenciales en algunas partes del país, y ha llevado al gobierno a buscar más ayuda de Irán para sostener su débil moneda, afirmaron los analistas. Por otra parte, los ingresos del petróleo sirio se han derrumbado casi por completo, ya que incluso China e India se niegan a aceptar el crudo de esta nación.

Al mismo tiempo, el presidente Bashar al-Assad parece haberse protegido, así como a su círculo más íntimo, de mucha de la aflicción causada por las sanciones y los embargos comerciales, que generan el alza de los precios de los alimentos y el combustible para muchos de los 20 millones de habitantes del país. Pero las reservas y los considerables ingresos de Assad­ en el mercado negro son suficientes para mantener a la élite del régimen en el poder durante varios meses, afirmaron los expertos.

La presión económica es grave pero, por desgracia, no es lo suficiente todavía , dijo un funcionario de Inteligencia en el Medio Oriente, cuyo gobierno sigue de cerca las tendencias económicas en Siria. El funcionario habló en condición de anonimato.