Teherán. El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, se enfrentó con la judicatura del país sobre su derecho a visitar a la cárcel, donde está preso un exayudante suyo, en una nueva señal de la influencia menguante del líder.

Acusó al poder judicial de comportamiento "inconstitucional" y a seguró que no era necesario el permiso para visitar la cárcel de Evin, al norte de Teherán, ya que él es el Presidente de Irán.

Ahmadinejad antes disfrutaba del respaldo del establecimiento clerical conservador del país, pero lo perdió cuando fue percibido a desafiar la autoridad del líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei.

Sus políticas han sido cuestionadas en el Parlamento y algunos de sus aliados han sido procesados, incluido su principal asesor de prensa, Ali Akbar Javanfekr, que fue encarcelado el mes pasado después de ser condenado por publicar material considerado insultante para Jamenei.

Fiscal estatal de Irán dijo el domingo que el Poder Judicial ha rechazado la solicitud de Ahmadinejad a visitar la cárcel de Evin, donde está encerrado Javanfekr, al asegurar que la visita del Presidente parecía estar motivada políticamente.