Kiev. La ola de frío siberiano que se instaló en Europa hace unos 10 días causó nuevas víctimas que elevan el balance de muertos por hipotermia a cerca de 360, sin contar los fallecidos en accidentes de carretera, por calefactores defectuosos o inundaciones por el derretimiento de la nieve.

El este del continente pagó las últimas 24 horas el mayor tributo, con nueve muertos de frío en Polonia, según la policía, que suman un total de 62 desde el 27 de enero.

La mayoría de las víctimas no tenían techo o estaban en estado de ebriedad. También hubo numerosos incendios e intoxicaciones con monóxido de carbono debido a calentadores en mal estado.

En Ucrania murieron 135 personas desde que comenzó la ola de frío, cuatro de ellas el domingo, indicó el ministerio de Situaciones de Emergencia.

El director del departamento de rescate del ministerio, Grigori Martchenko, indicó que desde el 27 de enero unas 85,000 personas acudieron a los 3,300 puestos de asistencia donde pueden calentarse y comer caliente.

En Lituania, 12 personas murieron de frío durante el fin de semana, lo que lleva a 23 muertos el balance de víctimas.

Los últimos balances disponibles daban cuenta de al menos 10 muertos en Letonia y uno en Estonia.

En República Checa la ola de frío dejó al menos 23 muertos. En Eslovaquia se registró al menos uno.

En Bulgaria ocho personas murieron ahogadas el lunes en inundaciones provocadas por el derretimiento de nieve en el sur, cerca de la frontera con Turquía.

En Rumania el balance por la ola de frío llegó el lunes a 36 muertos, según el ministerio de Salud. El ministerio de Educación anunció que las escuelas estarán cerradas el martes y el miércoles en 11 departamentos y en Bucarest.

En los Balcanes el balance era de 18 muertos: 10 en Serbia, tres en Croacia, tres en Bosnia, uno en Montenegro y uno en Macedonia.

Ante la nieve y el frío, Serbia decretó el domingo por la noche una "situación de emergencia". Unos 70,000 serbios de pueblos aislados estaban cortados del mundo y 5,000 kilómetros de carreteras permanecían cerrados.

En Italia el balance era este lunes de 21 muertos. Las temperaturas seguían siendo muy bajas en el norte, con -10 C en Milán, mientras que la nieve apareció en los alrededores de Nápoles.

Suiza registró la noche del domingo un nuevo récord de frío para este año, con una temperatura de -35.1ºC en Samedan, según el servicio meteorológico local.

La ola de frío también llegó al norte de África. En Argelia, la nieve y el mal tiempo provocaron desde el viernes la muerte de 19 personas.

En Túnez se registraron nevadas en el noroeste y en las regiones del interior, aislando pueblos y cortando carreteras, pero no hubo víctimas.