El presidente Barack Obama envió al Congreso el martes 9 de febrero un proyecto de presupuesto de 4.1 billones de dólares que incluye recursos para combatir el terrorismo, el calentamiento global y el cáncer.

NOTICIA: Senado de EU aprueba presupuesto; pasa a Obama

Este es el octavo y último proyecto de presupuesto que el presidente envía a la rama legislativa.

La iniciativa, correspondiente al año fiscal que comienza el primero de octubre, apenas tres meses y medio antes de la fecha en que Obama abandonará la presidencia, ha sido duramente criticada por los aspirantes a la candidatura presidencial republicana. Hay escasas probabilidades de que el presupuesto sea aprobado por el Congreso, que está dominado por la oposición republicana.

En total, el presupuesto aumentaría los impuestos en 2.6 billones de dólares en la próxima década, lo que es casi el doble del aumento impositivo que Obama pidió en el presupuesto del año pasado y que no fue aprobado.

El plan de Obama para el año fiscal 2017, de unos cuatro billones de dólares, refleja sus prioridades políticas como el clima, la educación y la guerra contra el grupo Estado Islámico, pero su alcance será limitado debido a que la oposición republicana domina las dos cámaras del Congreso.

Estos ya expresaron su rechazo, al anunciar que el Congreso no celebrará la tradicional audiencia para estudiar las propuestas del Ejecutivo y que presentarán en cambio su propio presupuesto.

Mike Enzi, presidente republicano de la Comisión de Presupuesto del Senado, descartó el proyecto de Obama como una lista de "nuevas propuestas de gastos" y estimó que elude la principal preocupación: la deuda.

NOTICIA: Congreso de EU también respalda presupuesto 2016

El presupuesto del gobierno de Obama, cuyo mandato culmina en enero de 2017, se presenta el mismo día en que tienen lugar las cruciales elecciones primarias en el estado de New Hampshire.

Representa por tanto una oportunidad para que el mandatario influya en los temas de debate en la campaña electoral.

La propuesta más audaz del proyecto de presupuesto es un impuesto de 10 dólares por barril de petróleo para financiar una reforma en el transporte.

También propone duplicar los fondos para la investigación y el desarrollo de las energías renovables y reducir el uso de hidrocarburos en Estados Unidos, un país donde el precio del petróleo es un tema políticamente muy sensible.

"Es importante aprovechar este período en el que los precios del petróleo son bajos para acelerar la transición energética", explicó Obama y señaló que eso le permitiría a Estados Unidos situarse en "una posición mucho más ventajosa de aquí 10, 15 o 20 años".

NOTICIA: EU aumentará 50% su presupuesto contra el EI

Para el republicano Kevin Brady, titular de la Comisión de Impuestos de la Cámara de Representantes, la propuesta es "una horrible idea" y "una enorme pérdida de tiempo".

Otra propuesta que probablemente no será implementada, dado el poco tiempo que resta del mandato de Obama, es un programa de enseñanza informática en las escuelas públicas, a un costo de 4.000 millones de dólares en tres años, para mejorar la preparación de la fuerza de trabajo.

Tal como lo había anunciado la Casa Blanca en 1 de febrero, el presupuesto también dedicará 1.000 millones de dólares para la investigación en la lucha contra el cáncer.

Por otro lado, un plan para aumentar en 35% la inversión en seguridad informática, a 19,000 millones de dólares, podría reunir cierto consenso en el Congreso.

En tanto, el proyecto asigna 7,500 millones de dólares al combate contra el grupo Estado Islámico en 2017, lo cual representa un aumento de 50%.

El presupuesto también prevé cuadriplicar los gastos militares estadounidenses en Europa para disuadir una "agresión rusa".

Con información de AFP y Reuters

rarl