Washington.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, atacó a su contendiente por el sillón en la Casa Blanca, Mitt Romney, sobre su oposición al rescate de la industria automotriz en el 2009, aprovechando una vulnerabilidad del candidato republicano en un día crucial de votación.

Hablando a un sindicato de trabajadores del sector automotriz en Washington en el mismo día en que Romney afronta una potencialmente importante votación primaria en Michigan, hogar de General Motors y Chrysler, Obama recordó su rescate de las dos compañías y acusó a su rival de querer abandonar a los obreros estadounidenses.

Aunque no mencionó el nombre del ex gobernador de Massachussetts, Obama citó el título de una nota de opinión que Romney escribió en el 2008 con el nombre "Dejen a Detroit ir a la quiebra", en la cual el republicano daba argumentos contra un salvataje financiado por el Gobierno.

"Si les hubiésemos dado la espalda, si Estados Unidos hubiese tirado la toalla, GM y Chrysler se habrían hundido", dijo Obama, agregando que si se hubiera permitido a las empresas ir a la quiebra, muchas fábricas habrían cerrado, afectando a toda una cadena de proveedores y distribuidores.

Compañías que alguna vez fueron un orgullo caídas a pique y vendidas por nada. Y todos ustedes -los hombres y mujeres que construyeron estas compañías con sus propias manos- habrían quedado a la deriva", continuó.

El artículo de opinión de Romney es una pesada cruz para él en Michigan, donde nació y creció. Su padre fue un popular gobernador en la región y antes de ello administró una empresa automotriz.

Michigan, que al igual que Arizona tiene una elección primaria el martes, es considerado una prueba importante para Romney, quien está cabeza a cabeza en el estado con el ex senador por Pensilvania Rick Santorum.

Aunque Santorum también se opuso al rescate de la industria automotriz, Romney podría ser incluso más vulnerable sobre el asunto.

Santorum ha tenido bastante éxito seduciendo a votantes obreros en el estado, en contraste con Romney, un rico ex ejecutivo.

Dirigiéndose a un entusiasta público en la convención de trabajadores unidos del sector automotriz, Obama enfatizó temas de sesgo populista que espera tengan resonancia en trabajadores de clase media en estados que probablemente sean clave en la elección general.

"No olviden que yo empecé parado junto a familias trabajadoras que habían perdido sus trabajos y esperanzas cuando las plantas de acero cercanas cerraron, porque no me gustaba la idea de que no tuvieran a nadie que luchara por ellos", remarcó Obama, recordando a los obreros su pasado como organizador comunitario.

Ya sea Romney o Santorum el candidato, la campaña de Obama confía cada vez más en el apoyo que recibirá en Michigan, en parte por el tema del rescate automotriz.

Pero los asesores de Obama esperan que el mensaje sobre la lucha por la clase trabajadora también juegue un rol importante en otros estados de la región central del país que cuentan con grandes cantidades de obreros, como Ohio y Pensilvania.

apr