Ginebra. Investigadores internacionales refirieron el lunes que varios miles de detenidos han sido ejecutados, golpeados hasta morir o se les ha dejado fallecer de alguna otra manera durante la guerra civil en Siria, políticas que equivalen a un exterminio, según el derecho internacional.

La Comisión de Investigación en Siria, respaldada por la ONU, presentó un informe de 25 páginas sobre los asesinatos de los detenidos por el gobierno del presidente Bashar al- Assad. También señala las políticas de ejecución de los grupos radicales como el Estado Islámico y la filial de Al Qaeda, el Frente al-Nusra.

El informe se extrajo de 621 entrevistas realizadas entre marzo del 2011 y noviembre del 2015. Los investigadores dicen que no tienen suficientes pruebas para ofrecer estimaciones más específicas de los asesinatos de esos detenidos.

El informe pide sanciones específicas contra individuos o grupos responsables de tales crímenes. Los investigadores lamentaron la falta de acción del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la posibilidad de poner en marcha investigaciones criminales.