Ramala. En un aparente revés, los investigadores palestinos que indagan sobre la muerte de Yasser Arafat anunciaron ayer que quieren revisar los informes de un laboratorio en Suiza antes de decidir si exhuman los restos del líder.

A principios de esta semana, un alto funcionario de Cisjordania expuso que la decisión final fue tomada para examinar los huesos de Arafat.

Dicho avance siguió a un anuncio del Instituto de Física de la Radiación de Suiza, que informó haber hallado huellas inexplicables y elevadas de una sustancia radiactiva, polonio-210, en la ropa y objetos personales, presuntamente utilizados por Arafat antes de su muerte en el 2004.

El laboratorio indicó que los resultados no fueron concluyentes y que los restos tendrían que ser examinados.

Desde la muerte de Arafat, varios altos funcionarios palestinos han denunciado que Israel envenenó al líder; una acusación que Israel negó con vehemencia.

Examinar los huesos de Arafat podría ofrecer la última oportunidad para llegar al fondo de las reclamaciones palestinas de que su líder fue envenenado, aunque algunos expertos advirtieron que ya es demasiado tarde para respuestas concluyentes.